Esta desconocida fotógraba y docente de 41 años se ha convertido en una de las mujeres más buscadas en los últimos días tras hacerse público que fue ella la artífice de los nuevos retratos de los Reyes de España y sus hijas. Visiblemente abrumada con la repercusión, Estela de Castro ha hablado abiertamente con la prensa reconociendo lo "fácil" que fue todo.

La realización de las instantáneas se llevó a cabo hace algo más de un mes y aunque estaba "muy nerviosa", la autora asegura que se le pasó muy pronto: "Vi que tanto los Reyes como sus hijas eran muy normales. Me hicieron sentir muy cómoda, muy arropada". Además, ha dejado claro que le dieron total libertad a la hora de elegir la luz, los espacios y las distancias. Por si esto fuera poco, fue ella quien expresó su idea de hacer una de las fotografías en blanco y negro "para dejar mi marca" y los Reyes aceptaron encantados.

Artículo relacionado

Atención aparte merecen Leonor y Sofía: "Las niñas son súper profesionales. La verdad que se portaron muy bien, son encantadoras, guapísimas. Creo que es la familia que más fácil me lo ha puesto. El trato con ellos ha sido muy distendido", reconocía con una enorme sonrisa. Al igual que doña Letizia quien la saludó de manera cariñosa con dos besos y no tuvo reparos en tutearla.

Referente a la cuantía económica que Estela se ha embolsado con este prestigioso trabajo ha sido tajante: "Me han pagado lo que yo he pedido. El dinero es lo que menos me ha importado siempre. Lo hubiera hecho hasta gratis, la experiencia ha sido maravillosa".

La experiencia ha sido tan gratificante para Estela que estaría encantada de volver a trabajar con los Reyes: "Ojalá", ha dicho.