Elena Daprá, psicóloga, revela el modo en que pudo afectar a la reina Letizia la pérdida de su hermana Erika

La psicóloga Elena Daprá cuenta en Lecturas cómo pudo afectar a Telma Ortiz y la reina Letizia la pérdida de su hermana Erika

Adrián López
Adrián López

Redactor digital de Lecturas

Felipe Letizia
Gtres

El 7 de febrero de 2007 la vida de la reina Letizia (51 años), su hermana Telma (50 años) y el resto de la familia Ortiz Rocasolano cambió para siempre. La dura tragedia de la muerte de Erika a los 31 años marcó un antes y un después y los destrozó por completo. Todavía queda en el recuerdo de todos la imagen de la mujer de Felipe VI derrumbada, sin poder casi ni hablar y rota de dolor mientras agradecía las muestras de apoyo. "Gracias a todos los que se han apenado por su muerte", expresó como pudo la heredera consorte, que entonces estaba embarazada de seis meses. 

Todo el mundo se volcó con Letizia mientras Telma viajaba desde Manila (Filipinas) porque estaba trabajando en la Agencia de Cooperación Española, por lo que no pudo llegar a tiempo al responso y la incineración que se ofició en el cementerio de La Paz (Madrid), para el último adiós a su hermana. Sin suda un momento complicado para todos. Lecturas se ha puesto en contacto con Elena Daprá, psicóloga, para ser cómo la Reina, su hermana y toda la familia pudieron vivir este terrible trauma. 

Artículo recomendado

"Durante el duelo las emociones que se sienten son muy intensas, al igual que las interacciones entre los miembros de la familia", comienza diciendo la experta en salud mental sobre el momento que vivieron las hermanas con la muerte de Erika. Además, Elena explica que todo lo que tiene que ver con lo social se ve totalmente afectado, lo que a su vez perjudica a la salud "y complica el proceso de duelo e interfiere en la adquisición de conductas adaptativas por parte de todos". 

Daprá nos revela que hay que tener en cuenta que con la pérdida de un familiar que se suicida es "especialmente difícil" a comparación de otro tipo de fallecimientos porque todo el "sistema familiar se ve modificado". "Es todo muy doloroso y crea un trauma familiar junto con el estigma que tiene todavía el tema del suicidio. Es sin duda un duelo alargado en el tiempo que puede provocar tanto problemas físicos como psicológicos. Se debería estar apoyado no solo por profesionales de la salud mental y psiquiatras también por médicos", cuenta Elena. 

Erika fue encontrada por su entonces pareja, que llamó inmediatamente a la policía, a las 12 horas de su fallecimiento en su domicilio de Vicálvaro (Madrid). En aquel momento estaba sola, ya que había dejado durmiendo a su hija, Carla Vigo, en casa de su vecina. En la habitación donde hallaron su cuerpo se encontraron varios botes vacíos de distintos medicamentos, además de notas escritas a mano y dirigidas a sus familiares.

El estrés de Telma Ortiz 

Elena también nos explica cómo puede afectar a Telma la presión de que su hermana Letizia sea reina y esto haya afectado a su día día. La experta en salud mental, que hace unas semanas ya nos contó que esta situación puede ser muy complicada, nos dice que esta posición puede ser muy estresante. "Puede ser un estrés normal y sano o uno patológico. En el segundo caso nos encontraríamos en un punto lleno de tensión, dolores de cabeza, inquietud, preocupación excesiva, pérdida de atención y sueño, de concentración... Pero eso habría que ver cuánto está sufriendo o cómo le afecta a Telma", expresa. 

La experta nos cuenta que hay que partir de que la persona en sí padece un estrés sano y que si no lo tratara de una manera útil se podría transformar en algo insano y ese se puede ir cronificando, haciendo que aparezca la ansiedad, sensaciones de tensión, de agitación, de peligro inminente. "El ritmo cardíaco aumento, la sudoración en las manos crece, tienen temblores, cansancio, falta de concentración, hiperventilación... Pero también se puede tender. a tener sentimientos de tristeza, irritabilidad por cualquier tema. También se pierde el interés por las actividades que antes le daban placer, por lo que se ve afectado el ocio y las relaciones sexuales de pareja", cuenta Elena, que añade además que también puede ver sintomatología de ganas de llorar, desesperanza, de vacío...  "Todo ello puede derivar a una depresión. Lo normal es que fuera sano y que lo gestionara, pero no hay manera de saberlo", concluye Daprá. 

Artículo recomendado

Además, hace unos días Elena también nos contó que "la hermana de Letizia se ve envuelta en un ajetreo de vida que no le permite tener esa relación cercana entre hermanas, aunque hay muchas que no la tienen. La agenda de la Reina y su situación provocan este distanciamiento general de la familia. Todo esto dependiendo de qué les pesa más puede producir mucha presión pero no siempre estático. Puede ser que en unas temporadas se sienta peor que en otras porque tenga más en cuenta las ventajas o lo viva con mayor naturalidad", reveló sobre la situación en la que se podrían encontrar ambas. 

Loading...