El próximo 10 de diciembre Suecia vivirá una de sus citas más importantes del año, la entrega de los Premios Nobel. Esta tradición, que se celebra el mismo día desde hace décadas, es uno de los eventos en los que se suele ver la Familia Real al completo.

Artículo relacionado

Para ampliar la magnitud del acontecimiento, semanas antes tiene lugar diferentes actos relacionados con este gran evento, además de que una delegación de la Fundación suele mantener un importante encuentro y reunión informativa con los reyes y los príncipes a fin de organizar todo lo relativo al protocolo y presentar los logros de los distinguidos de la nueva edición.

Este año, tanto las preparaciones anteriores como el propio acto de entrega de galardones tendrán dos bajas importantes: Carlos Felipe y Sofia de Suecia. Según han informado varios medios suecos, el matrimonio no asistirá a esa cita previa a los Premios, a diferencia de los reyes Carlos Gustavo y Silvia, y los príncipes Victoria y Daniel.

Sofia de Suecia
Gtres

Tal y como ha explicado Margareta Thorgren, responsable de comunicación de la Casa Real, el motivo de esta baja no es otro que un tema laboral. La princesa Sofía cuenta con una agenda muy ocupada que no le permitirá asistir al acto debido a una reunión de la junta de su Fundación Global Child. El compromiso es de gran importancia para la royal, conocida por sus constantes labores sociales, pero no impedirá que el matrimonio pueda asistir a la gala posterior a la entrega.

Quien si estará este año es la princesa Magdalena, gran ausente en las últimas ediciones y que, de nuevo, volverá a asistir tanto a la ceremonia como a la cena de gala. Eso sí, lo hará sin su marido Chris O'Neill, que se quedará en casa con sus tres hijos, Leonore, Nicolás y Adrienne. La benjamina de la familia volará desde Miami hasta Suecia para acudir a esta cita, además de hacer acto de presencia en la entrega del Premio de la infancia.

Resulta extraño que tras el anuncio del monarca Carlos Gustavo haya cambios en este tipo de acontecimientos a los que la Familia Real casi al completo solía acudir. A pesar de haber sumado responsabilidad a su heredera Victoria y habérsela quitado a sus otros dos hijos, parece que tanto Carlos Felipe como Magdalena no tienen intención de "desaparecer" del panorama social a pesar de que disminuirán en gran medida sus compromisos monárquicos.