El 6 de enero es un día que para muchas familias está marcado por la tradición. La llegada de los Reyes Magos se celebra de una forma muy especial y es el momento de poner fin a la Navidad. Entre quienes siguen una rutina muy tradicional durante esta jornada está nuestra familia real.Desde que eran muy pequeñitas, la princesa Leonor y la infanta Sofía viven el día de los Reyes Magos de la misma forma. Para ellas el próximo lunes estará marcado por dos eventos, uno tiene que ver con los compromisos profesionales de sus padres y el otro es de carácter familiar.

Artículo relacionado

Para recibir sus regalos junto a don Felipe y doña Letizia, la princesa de Asturias y su hermana tienen que madrugar mucho. Cada 6 de enero por la mañana sus padres presiden la Pascual Militar, el acto con el que dan por inaugurada su agenda anual. Tienen que prepararse muy temprano para estar impecables en este compromiso y de ahí que si quieren disfrutar un rato juntos de los regalos tengan que hacerlo a primerísima hora. Hasta el momento Leonor y Sofía nunca han acudido a este evento, así que ellas se quedan en Zarzuela disfrutando de lo que los Reyes Magos les han dejado bajo el árbol.

Sofía día de Reyes

Por la tarde llega el momento de volver a disfrutar en familia. Felipe y Letizia regresan a casa y cambian sus elegantes atuendos por otros más informales. Es entonces cuando los cuatro se montan en su coche, siempre conducido por el rey, y ponen rumbo a casa de Jesús Ortiz, el padre de Letizia. La imagen de la familia real llegando y saliendo de casa del abuelo materno cada 6 de enero se ha convertido en una de las estampas familiares más tradicionales. Además de abrir los regalos que su abuelo tiene para ellas, la princesa Leonor y la infanta Sofía disfrutan en casa de Jesús Ortiz del roscón de reyes, uno de los momentos más esperados del día. A última hora de la tarde Felipe, Letizia y sus hijas regresan a su hogar para poner fin a una jornada que cada año se repite y en la que siempre muestran su lado más amable y relajado.