Los príncipes Alberto y Charlene presidieron la tradicional gala de la Cruz Roja, que este año ha llegado a su edición número 71, pero lo ha hecho prácticamente en solitario, ya que ningún otro miembro de la familia monesgasca se dejó ver en la gala, algo que sin duda deslució esta cita solidaria.

Ni las hermanas de Alberto, Carolina de Hanover y Estefanía de Mónaco,ni ninguno de sus sobrinos estuvieron presentes en la cena y posterior baile. También es cierto que, entre las bodas civil y religiosa de Carlota Casiraghi, el pasado junio, y la de Louis Ducruet, hijo mayor de Estefanía, con Marie Chevallier, que se celebra este fin de semana, la familia al completo ha estado muy ocupada.

Artículo relacionado

Ayer mismo se celebró en el ayuntamiento la boda de Louis Ducruet y Marie Chevallier y hoy se celebrará el enlace religioso en la catedral de San Nicolás, una cita muy especial ya que hace 63 años que no se celebra una boda de la familia Grimaldi desde la de Rainiero de Mónaco y Grace Kelly. Marie y Louis se comprometieron en febrero 2018 durante un viaje que realizaron juntos a Vietnam, el país de origen de la madre de la joven.

Quienes sí asistieron fueron algunos de los invitados fieles a la gala, como la veterana cantante británica Shirley Bassey, o el ex jugador de baloncesto Tony Parker, exmarido de la actriz Eva Longoria, que asistió acompañado de su actual esposa Axelle Francine.