La baronesa Thyssen ha vivido unos días muy especiales. Carmen Cervera ha dado un paso más con su colección privada de arte.La baronesa ha firmado un acuerdo de alquiler con el Ministerio de Cultura. Esto ha supuesto todo un éxito para ella y para celebrarlo, ha contado en el acto con la compañía de su hijo Borja, su nuera Blanca Cuesta y su hija Carmen, de quince años. La joven ha protagonizado por segunda vez un evento público con motivo de este día tan señalado para su madre. Durante su aparición, para la que ha escogido un elegante look compuesto por chaqueta y pantalón, Carmen no se ha separado de la baronesa Thyssen ni un momento. Madre e hija se han mostrado muy unidas en un evento en el que se ha echado de menos a Sabina. Pero la joven sí que estuvo ayer en el acto en el que su madre recibió el emblemático cuadro Mata Mua de Gauguin. Un acto que sirvió de presentación en sociedad de las mellizas.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco destapa su inesperada amistad con Borja Thyssen con una anécdota reveladora

Rocío Carrasco destapa su inesperada amistad con Borja Thyssen con una anécdota reveladora

Carmen y Sabina, de quince años, pertenecen a la misma generación de la princesa Leonor y la infanta Sofía y podrían haberse fijado en ellas para este evento tan importante. Las cuatro tienen en común además de pertenecer a la misma generación, el hecho de formar parte de algunas de las familias más poderosas del país. Eso sí, con la gran diferencia de que mientras las hijas de los reyes Felipe y Letizia ya son expertas en aparecer ante los medios, las mellizas de la baronesa Thyssen no están acostumbradas. Aunque tanto en su aparición conjunta como en la que ha hecho Carmen sin Sabina, han demostrado que saben estar ante las cámaras. Algo que seguro ha hecho muy feliz a su madre.

Carmen y Sabina junto a la baronesa Thyssen.

Carmen y Sabina junto a la baronesa Thyssen.

Gtres

Al igual que la princesa Leonor y la infanta Sofía, Carmen y Sabina han tenido que aprender durante su infancia y juventud lo que es pertenecer a familias influyentes y han tenido que prepararse para ejercer también esa influencia ellas en diferentes ámbitos. Las cuatro comparten estilo clásico aunque cada una con un marcado estilo propio. Como se pudo ver en su primera aparición, las hijas de la baronesa Thyssen tienen un estilo clásico pero diferente a la hora de vestir pese a ser mellizas. Lo que sí tienen en común es la unión con su madre, que en esta primera aparición pública junto a ellas se ha mostrado encantada.