La primavera ya está aquí y Carmen Borrego ha decidido ponerse en las mejores manos para lucir una piel de infarto gracias a HIFU, uno de los mejores tratamientos del mercado. La hija pequeña de María Teresa Campos se ha sometido a un revolucionario retoque estético para despedirse de una vez por todas de la flacidez de su rostro. La colaboradora de Viva la vida, en medio de la tormenta que ha protagonizado junto a su sobrina Alejandra Rubio, ha acudido a su clínica de confianza y ha mostrado sus primeras impresiones públicamente.

Artículo relacionado

Carmen Borrego ha seguido los pasos de su hermana, Terelu Campos. A pesar de que la madre de Alejandra Rubio se resiste a hacerse retoques en la cara, hace aproximadamente un mes, se atrevió con un lifting de brazos ya que estaba harta de taparse. Carmen, por el contrario, se ha lanzado a hacerse un lifting facial sin cirugía y está encantada con el paso al frente que ha dado.

carmen borrego

Carmen Borrego se somete a un lifting sin cirugía en la cara.

Instagram @clínicasdiegodeleon

"Me declaro fan del lifting que me estoy haciendo. Son varias sesiones de ultrasonidos HIFU muy potentes que tensan y reafirman la piel sin tener que pasar por quirófano. Y lo mejor es que no me ha dolido, he sentido como pequeños calambritos", ha escrito Carmen Borrego para todos sus seguidores de Instagram.

Artículo relacionado

Hasta dentro de un mes no se podrán ver los resultados reales pero gracias a HIFU y a las ondas ultrasónicas, se ha estimulado la activación de colágeno en el rostro de Carmen, según han informado los expertos. Algo que va a provocar un notable cambio y con el que no va a dejar de presumir de imagen.

carmen borrego

Carmen Borrego encantada con su nuevo retoque en la cara.

Instagram @carmenborregocampos

Pero cabe destacar que Carmen sí ha pasado por quirófano y hasta en dos ocasiones, primero por un lifting cervical y segundo por su famosa operación de cuello. En exclusiva para Lecturas, Borrego mostró su nuevo aspecto después de decidirse a eliminar uno de sus mayores complejos, la papada.