Alejandro Sanz ha vivido en Las Vegas una de esas noches que le acompañarán para siempre. El cantante ha sumado tres nuevos Grammy Latinos a su impresionante vitrina y ya tiene ni más ni menos que 22 gramófonos dorados. Casi Nada. Pero es que encima el amor le sonríe, y durante la ceremonia de entrega dio buena cuenta de ello. El cantante acudió por primera vez a un acto público con su nueva novia, la cubana Rachel Valdés, a la que le dio un besazo a la vista de todos al subir al escenario.

Artículo relacionado

La emoción del momento hizo que Alejandro Sanz no se reprimiera y tras escuchar su nombre no dudó en celebrarlo con sus dos acompañantes, por un lado su hija Manuela a la que dio un beso primero y luego con la artista cubana que no dudó en ponerse de pie para aplaudir, presa del orgullo, a su chico. El momento lo compartió el propio cantante en sus redes sociales, aunque luego lo ha borrado. No obstante, su decisión llegó tarde, y corre como la pólvora por internet.

Alejandro Sanz volvió a la soltería este verano, cuando él y Raquel Perera confirmaron su ruptura. La pareja puso fin a su relación, tras ocho años matrimonio, cinco de noviazgo y dos hijos en común, Alma y Dylan. ¡Una pena! Pero no hay mal que 100 años dure ni cuerpo que lo resista, y el cantante lo sabe muy bien.

Poco después saltó la noticia de que el artista podía estar de nuevo ilusionado. Fue la revista 'Corazón TVE' quien puso nombre y cara a la 'culpable' de tanta felicidad, Rachel, a la que conoció a través de unos amigos en común. Parece que que la relación entre la modeo y el cantante va muy en serio, y su beso en público así lo confirma.

alejandro sanz beso rachel valdes