La apariencia física deRocío Flores ha estado en boca de todos desde que la joven pisase los Cayos Cochinos. Su archienemiga, Yiya, fue quien la atacó abiertamente en referencia a su peso: "Le he dicho que es una morsa porque se pasa el rato flotando por la vida", unas duras palabras por las que se llevó una reprimenda por parte de Jorge Javier Vázquez.

Artículo relacionado

El propio Antonio David reconoció por aquel entonces que su hija sufre una fuerte ansiedad con la comida y eso la ha llevado a ganar un poco de peso en los últimos años. Ese complejo, además, ha provocado que Rocío no se quitase la camiseta durante las primeras semanas de concurso, una actitud que afortunadamente ha cambiado y actualmente la vemos tomar el sol en bikini.

El pasado martes, Rocío tuvo que enfrentarse de nuevo a Yiya y esta le 'regaló' una serie de comentarios desafortunados haciendo referencia, de nuevo, a su peso. Harto de los comentarios, Antonio David estallaba desde el plató de 'Sálvame': "Sobrepasó todos los límites del respeto y la educación. Con los insultos le hace el mismo daño con el sobrepeso, creo que esto debería terminarse, son insultos de los niños en el patio del colegio".

Rocío y Yiya

Y es que aunque en un principio lo intentó pasar por alto, la actitud de la extremeña le parece deplorable: “Me parece muy cruel que haya personas aún así”, sentenciaba visiblemente dolido a la vez que pedía su expulsión: "Me gustaría pedir a la audiencia que este tipo de comportamiento lo penalizara y que este jueves echara a Yiya a la calle".

Finalmente, Antonio David quiso resaltar la madurez de su hija y el buen comportamiento que tuvo frente a los ataques de Yiya: "Calla muchas bocas con su comportamiento. El respeto y la educación le hacen ser más grande de lo que es".