A Antonio David Flores se le acaba el tiempo. El colaborador de ‘Sálvame’, que está viviendo unos duros momentos debido a los rumores sobre sus supuestas infidelidades a Olga Moreno, ha visto como en los últimos días a este problema se le sumaba también la guerra judicial que mantiene desde hace años contra Rocío Carrasco.

Artículo relacionado

Tal y como contó Paloma García-Pelayo en ‘El programa de Ana Rosa, un juez le instó a depositar los 80.000 euros que le reclamaba Rocío Carrasco en un plazo de cinco días. Un tiempo que termina este martes 22 de septiembre. Así, el colaborador de ‘Sálvame’ tiene hasta hoy para acudir a los tribunales para entregar la fianza de sus problemas con su exmujer, un pago que tiene que efectuar para no perder el sueldo, ya que el tertuliano no tiene bienes a su nombre que se le puedan embargar.

Antonio David Flores
GTRES

Por ello, podría sufrir las consecuencias de “un decreto de embargo sobre las cantidades que ingresa, la facturación o cualquier otra cosa que pudieran aseguran esos 80.000”. Ante esta situación, Antonio David Flores, que se declaró insolvente hace ya varios años, decidió recurrir al Juzgado Número 2 de Alcobendas, que lo ha desestimado.

Por la pensión de sus hijos

Esta ofensiva legal de Rocío Carrasco contra Antonio David Flores comenzaba en septiembre de 2019, cuando la hija de Rocío Jurado reclamaba el embargo del sueldo que él percibía por su participación en ‘Gan Hermano VIP 7’ para cumplir con su compromiso de ir pagando la indemnización de 80.000 euros. La expareja tiene pendiente un juicio sobre insolvencia punible, que a su vez viene de que ella le reclama el impago de la pensión alimentaria de sus hijos durante ocho años.

Artículo relacionado

Sin embargo, tras varios recursos, el equipo legal de Antonio David Flores consiguió que esto se postergara hasta su salida de la casa de Guadalix de la Sierra, ya que el concursante de ‘GH VIP 7’ tendría que depositar personalmente la fianza en los juzgados. Un dinero que, a su salida, el tertuliano aseguró no tener. “Rocío quería desestabilizarme. Sabe que no tengo 80.000 euros y demuestra su grado de maldad”, explicaba el colaborador de ‘Sálvame’ en exclusiva para la revista Lecturas. Ahora, sin embargo, tendrá que hacer frente al pago de esta cantidad.