El 2020 ha sido especialmente complicado para Paloma Cuevas que después de 24 años al lado de Enrique Ponce veía como su matrimonio se desvanecía sin vuelta atrás en medio de una pandemia. El torero abandonaba la casa familiar para comenzar una nueva vida al lado de Ana Soria, de quien está profundamente enamorado.

Paloma Cuevas se afanó en el cariño incondicional de sus dos hijas, sus padres y sus amigos más íntimos que no la dejaron sola ni un instante. Un tiempo complicado pero del que va saliendo poco a poco con ánimo y decisión. A escasos días de la Navidad, la empresaria ha compartido un mensaje a modo de lema de vida: "Somos instantes...por eso hay que sonreír todos los días, amar a cada hora, disfrutar cada segundo, vivir cada instante y feliz toda la vida", toda una declaración de intenciones con la que deja claro que nada ni nadie le borrará la sonrisa.

Artículo relacionado

Paloma Cuevas y Enrique Ponce

Paloma Cuevas y Enrique Ponce pasarán juntos la Navidad

Gtres

Las Navidades no son fáciles para Paloma Cuevas ni para su familia desde que hace seis años tuvieron que despedir, un 22 de diciembre, a su hermano Victoriano, víctima de un infarto fulminante. Pero si ya de por sí son complicadas, a este año habría que añadir la inesperada ruptura sentimental del matrimonio.

Lejos de lo que pueda parecer y a pesar de todo, la empresaria mantiene una exquisita relación con Enrique Ponce, eso sí, la decisión es firme y no existe posibilidad alguna de una segunda oportunidad. Tal es esta unión que el torero pasará la Nochebuena en casa de Paloma Cuevas.

Tal y como detalla Vanitatis, la empresaria siempre ha fomentado a lo largo de estos meses la presencia de Ponce en la vida de sus hijas y la idea es que las niñas no vivan una Navidad todavía más diferente que la interpuesta por la pandemia. Por ello, el torero pasará Nochebuena y Navidad en Madrid junto a sus hijas, Paloma y los padres de esta, y recibirá el Año Nuevo junto a Ana Soria.