La periodista Andrea Ropero ha desvelado a través de un mensaje en Twitter la terrible situación que viven prácticamente a diario tanto ella como su marido, Iñaki López. La colaboradora y el presentador de La Sexta Noche están sufriendo una experiencia abominable que les ha desbordado. Y solo por algo tan 'peligroso' como ejercer la libertad de información en el trabajo que desempeñan con solvencia en su programa.

La pareja de periodistas recibe "casi a diario" múltiples amenazas de muerte. Las peligrosas advertencias se suceden como un goteo, tal como ha demostrado Ropero en el tuit con el que ha denunciado la difícil y amenazante situación. Hasta ahora han intentado hacer caso omiso a todas ellas, pero el acoso ha ido en aumento y la opción correcta para cortarlas de raíz ha sido ponerlo en conocimiento de la Policía.

Artículo recomendado

Iñaki López y Andrea Ropero y sus emocionadas palabras como padres primerizos

Iñaki López y Andrea Ropero y sus emocionadas palabras como padres primerizos

No cabe duda de que, este ha sido un importante paso para que la tranquilidad vuelva a sus vidas y también a la realización de su trabajo, pero también se ha convertido en un ejemplo para otras personas que pueden estar pasando por lo mismo y no se atreven a denunciarlo.

La mayoría de mensajes amenazadores se centran en el carácter plural de La Sexta Noche, programa donde sirve de crisol de opiniones y manera de pensar muy diversas, con el fin de generar debate. Por algunos de sus tertulianos, Andrea e Iñaki han llegado a leer frases tan abominables como "ya deberíais estar en la cárcel o en la tumba", "estáis sentenciados de muerte" o "vais a morir por ello".

Un colega de cadena, el columnista y colaborador de 'Zapeando' Quique Peinado, les ha querido mostrar todo su apoyo con un tuit en el que ha desvelado que recibe amenazas de la misma persona: "A mí también, ¿eh? Es el mismo y se cambia de usuario. Lo hace con más gente". Las amenazas y mensajes intimidatorios en rede sociales son un asunto muy serio que no se debe de permitir ni tampoco participar de ellas, por ello, la mejor solución es denunciarlas.