Anabel Pantoja se ha encontrado con la situación más complicada e incómoda del conflicto de su familia, una tesitura que jamás hubiese imaginado. De forma inevitable, la sobrina de Isabel Pantoja se encuentra en medio de la ruptura de su primo Kiko Rivera y su tía, y este jueves en 'Sálvame' se ha vaciado.

Artículo recomendado

Irene Rosales: Primeras palabras, rota de dolor, tras la muerte de su padre Manuel

Irene Rosales: Primeras palabras, rota de dolor, tras la muerte de su padre Manuel

"Es un día muy duro y me gustaría estar allí con ellos. Me siento en medio, estoy nerviosa y a la defensiva, porque no sé qué decir. No quiero meter la pata en nada", ha dicho Anabel Pantoja a sus compañeros de 'Sálvame' en conexión desde Canarias, donde vive. La colaboradora está recuperándose de su fractura de peroné. Una lesión grave que la llevó a quirófano y que ha llegado en el peor momento para ella.

Anabel Pantoja no ha podido dar la cara por su familia en los platós, como ha hecho siempre, ni tampoco estar con Irene Rosales, con la que tiene una íntima relación, en la muerte de su padre. Las bombas de Kiko Rivera sobre su madre, Isabel Pantoja, salpicaron a la relación con su prima, pero esta ha compartido hoy que las cosas entre ellos están fluyendo. "Con Kiko hablo todos los días. Estamos conectados en la distancia y, ellos lo saben, es difícil la situación", ha dicho a Paz Padilla sobre la situación con su primo.

Anabel Pantoja Sálvame

Anabel Pantoja interviene en 'Sálvame' por videollamada.

Telecinco

Irene Rosales está hundida por la muerte de su padre, solo unos meses después de la de su madre, pero Anabel Pantoja ha aclarado que en esta ocasión la mujer de Kiko Rivera se siente más fuerte. "Es un alivio que este hombre haya podido descansar. Esa agonía que llevaban una semana esperando y ya ha terminado. No tiene nada que ver la pérdida de su madre que la de su padre, y lleva un año bastante duro. Es ley de vida y estaba más preparada".