De piedra y con muchas ganas de más habían dejado a la audiencia de 'Mi casa es la tuya' los impactantes avances de la entrevista que Bertín Osborne le había hecho a José Ortega Cano. El extorero abordó en el programa de este viernes 6 de septiembre temas tan intensos como su vida con Rocío Jurado, la dura experiencia de su fallecimiento y el violento accidente de tráfico en el que se vio envuelto en 2011 y por el que fue condenado con pena de prisión por homicidio imprudente y conducción temeraria, que le causó la muerte a Carlos Parra.

Sin embargo, Ana María Aldón tuvo un protagonismo especial en esta ocasión. La mujer del exdiestro, que también estuvo acompañada por Gloria Camila, abandonó el discreto segundo plano para contar cómo vivió en sus carnes aquel complejo momento en el que se convirtió en el apoyo más importante de Ortega Cano.

Artículo relacionado

En aquel negro episodio, el padre de Gloria Camila y José Fernando encontró una ilusión por la que continuar adelante: Ana María. El extorero ya había sido condenado y los medios enfocaban la atención en la diseñadora, que hasta entonces había sido una persona anónima. La presión mediática aumentó con su embarazo a los pocos meses de conocerse.

Aquellos primeros pasos, que debían ser los más felices, acabaron desbordándola hasta el punto de haber deseado quitarse la vida. En un testimonio desgarrador la esposa de Ortega Cano confesó su intento de suicidio con una coincidencia terrible: provocando un accidente de tráfico.

"De buenas a primeras te ves un día en un 'embolao' en el que se habla de ti, y nada bueno. Un día cogí el coche con la intención de suicidarme", dijo, conmovida, ante José y Bertín, en silencio respetuoso.

La condena del viudo de Rocío Jurado se convirtió ya en el arranque de su historia de amor en el gran obstáculo que superar juntos. "Tuve que vivir su juicio y el que me hacían a mí por estar con él", se desahogó Ana María ante las cámaras de 'Mi casa es la tuya'. "Me arrepentí, le pedí perdón a la familia y cumplí mi condena", volvió a recordar el extorero.