Ha sido su gran apuesta. María Casado regresaba a Televisión Española tiempo después de su abrupta salida y lo hacía con una apuesta personal. La presentadora ha puesto interés, ganas y tiempo en ‘Las tres puertas’, el programa de entrevista que conduce en La 1, y esto, claro, hace que todo lo que ocurra le afecte de forma muy directa. Casado no podía evitar romperse al pensar en que la audiencia en las primeras emisiones no les está acompañado como esperaba.

Artículo recomendado

María Casado y su pareja, la cantante Martina, presumen de amor en el encendido navideño de Málaga

María Casado y su pareja, la cantante Martina, presumen de amor en el encendido navideño de Málaga

La guerra por la audiencia es complicada. Eso lo sabe bien María Casado, claro, tras años dedicada a televisión y habiéndose medido en una franja tan compleja como la mañana. La presentadora volvía a Televisión Española con un programa calmado, muy en la cuerda de lo que puede verse habitualmente en una cadena pública, centrado en personajes y entrevistas. ‘Las tres puertas’ empezaba con un arranque tibio y ahí se ha seguido situando.

El nerviosismo que puede esto generar se veía anoche en la última de las entregas. La presentadora se sentaba a charlar con el periodista Pedro Ruiz y se rompía cuando este le preguntaba si algo le estaba preocupando. “Bueno, este programa…”, afirmaba Casado antes de derramar alguna lágrima. Ruiz salía a su rescate con un mensaje que todavía hacía que la presentadora se emocionase más.

María Casado

La presentadora María Casado se rompe en su charla con el periodista Pedro Ruiz

TVE

“Este programa limpia. Tendrá la audiencia que tenga, pero los números no son el alma de la vida”, le aconsejaba Ruiz. Una reflexión que cobra sentido tal y como pasa el tiempo. Los movimientos de las cadenas para luchar por la atención del público al final se centran más en los números que en los propios espectadores y eso no siempre es fácil de sobrellevar para nadie.