Han sido unas navidades agitadas para el clan Campos. La noticia de la ruptura de María Teresa Campos con Edmundo Arrocet el pasado 28 de diciembre hacía temblar los cimientos de la vida de la periodista, pero ahí ha estado toda su familia para apoyarla y animarla en estos momentos tan difíciles para ella.

Tanto Terelu como Carmen han sacado las uñas por su madre, que ha preferido dejar pasar el tiempo antes de dar su versión de lo sucedido. La presentadora no ha negado que lo ha pasado realmente mal porque Edmundo era su compañero de vida, pero a la vez reconoce que nadie muere por nadie.

Artículo relacionado

María Teresa Campos Alejandra

Su nieta, Alejandra Rubio, aprovechaba el Día de Reyes para visitar a su madre y abrir los regalos pertinentes y es que aunque la joven confiesa que había pedido nada, tuvo alguna que otra sorpresa. Sea como fuere, una vez más la casa de Terelu Campos fue el centro de reuniones de la familia Campos, algo que está ayudando y mucho a Teresa a seguir adelante, así lo reconocía la propia Alejandra: "Mi abuela está muy bien. Cada día mejor. La veo fenomenal. Creo que es lo que la venía bien en su vida, pasar más tiempo con su familia y estamos súper contentos".

Y es que tiene muy claro lo que María Teresa necesita en estos momentos: "Lo que ella necesita es estar con su familia y estar arropada, luego el tema amor puede estar o no estar".

Artículo relacionado

Alejandra ha subrayado las palabras de su madre en las que Terelu reconocía que se está tratando muy injustamente a Edmundo: "Las parejas están, dejan de estar, las relaciones se pueden acabar. Pero de ahí a tener que tirar por tierra a una persona a mí no me parece justo. Yo me pongo en el lugar de Edmundo ahora mismo y digo, que se haya acabado esta relación no significa que se pueda decir cualquier cosa de él".