Ágatha Ruiz de la Prada se ha sentado en '10 momentos', el programa que Anne Igartiburu presenta en Telemadrid, y ha hecho un recorrido por su vida personal y profesional. La diseñadora se ha emocionado en varios momentos de la entrevista, pero uno de los vídeos le ha llegado directo al corazón: el desfile que compartió con su amiga Mila Ximénez.

Artículo recomendado

Ágatha Ruiz de la Prada, ilusionada, se deshace en halagos hacia su nuevo novio José Manuel Díaz Patón

Ágatha Ruiz de la Prada, ilusionada, se deshace en halagos hacia su nuevo novio José Manuel Díaz Patón

Sin saber que vería este precioso e inolvidable momento, Ágatha ha vestido esta noche el look que lució junto a Mila Ximénez en esa tarde en la Semana de la Moda de Madrid. Al ver a Mila tan feliz desfilando Ágatha se ha roto y ha tenido que hacer grandes esfuezos para no derrumbarse del todo.

Ágatha Ruiz de la Prada

Ágatha Ruiz de la Prada llora al recordar a Mila Ximénez.

Telemadrid

"Tengo muchísimo que agradecerle a Mila, por cómo se ha portado conmigo. Muchísimas modelos se han puesto mis trajes, pero la persona que más vestidos ha vendido del mundo ha sido ella", ha dicho la diseñadora.

Mila Ximénez y Agatha Ruiz de la Prada
Gtres

Ágatha Ruiz de la Prada adoraba a Mila Ximénez y Mila a Ágatha. "Parecéis hermanas", ha comentado Anne Igartiburu al ver a las dos desfilar juntas y abrazarse de forma tan cómplice. La creadora se ha emocionado mucho y ha recordado la influencia que Mila ha tenido en las personas y cómo era y sigue siendo admirada.

Ágatha habla de su familia con Anne Igartiburu

Ágatha Ruiz de la Prada ha contado a Anne que cuando empezó a trabajar en la moda sus hermanas estaban en su equipo. "El mayor disgusto de mi vida es cuando nos separamos", ha contado, a lo que ha añadido muy sincera: "Fíjate, con 26 años, trabajaba con las mejores telas del mundo. Ahora no las puedo ni mirar, soy pobre".

La famosa diseñadora también ha hablado de sus hijos, Tristán y Cósima, su mayor apoyo en todos los momentos. "Me han arropado, más imposible, incluso demasiado", ha reconocido también muy emocionada.