Adriana Abenia no ha podido evitar romperse en directo. Apenas unos días después de estrenarse como nueva colaboradora de ‘Espejo Público’, la presentadora ha tenido que hacer frente a un tema muy complicado para ella: los contagios en las residencias. La joven tiene a su abuela en uno de los centros más afectados por los rebrotes en Zaragoza. Algo que tiene a la también actriz y a toda su familia muy preocupado.

Artículo relacionado

Tras hablar de cómo está afectando la crisis sanitarias a la residencia de ancianos en la que se encuentra su abuela, Adriana Abenia ha roto a llorar y, muy emocionada, ha contado la situación en la que se encuentra su familiar. “Está mal, muy mal. No quiero hablar más por respeto a la familia”, ha confesado la nueva colaboradora de ‘Espejo Público’.

Un momento en el que la presentadora del espacio en verano, Lorena García, aprovechaba para preguntarle si su abuela se encontraba entre los contagiados. “Está mal”, volvía a confesar entre lágrimas, para continuar: “Es que no quiero hablar de ello. La gente es muy lista en casa. Está mal, entonces pues bueno, lo único que pretendo es que las residencias se pongan las pilas”.

Posteriormente, la colaboradora se ha lamentado de que las medidas de protección para los ancianos no sean suficientes. “En este caso, en el de mi abuela, cuando fui a verla ella iba con una pantalla, no llevaba mascarilla. La pantalla señores, no protege”, ha asegurado muy contundente tras reconocer que para ella, el tema de las residencias es muy complicado porque lo está viviendo de cerca.

Artículo relacionado

Tras meses separadas, Adriana Abenia mostraba en su cuenta de Instagram el pasado 30 de junio cómo había sido el reencuentro con su abuela. "Después de muchos meses he podido reencontrarme con una de las personas que más quiero. Yaya, tú eras muy consciente de lo mal que estaban las cosas y me llegaste a decir que nunca nos volveríamos a ver. ¡¡¡Te equivocabas!!!”, aseguraba en una bonita fotografía. Una instantánea que esperan poder volver a repetir dentro de poco.