La cantante se reinventa como musa gay

Rosa López: "Yo hago por sentirme sexy"

¿Y tú qué opinas?

Rosa López
Gtres

17 de junio de 2014, 13:19

Es diva gay, historia de Eurovisión, de la tele… Con tan sólo 33 años. Quizás se ciernen sobre ella demasiados tópicos y clichés y romperlos y mantener al mismo tiempo el amor incondicional de sus fans sea un poco complicado. Rosa López será una de las estrellas del concierto que el próximo 4 de julio conmemorará el 20 aniversario de la revista Shangay en plenas fiestas madrileñas del Orgullo. Está en plena ebullición creativa. Quizás sea eso. Un libro, un disco… “y estoy muy aturullá. No me había pasado en 13 años”. Dice que está en la parte más bonita de su trabajo, pero que el esfuerzo está siendo ímprobo. O puede ser también que le falta el amor, que eso siempre “desengrasa”, pero tampoco hay suerte, afirma. Está “como un pájaro libre”, pero no encuentra ese hombre que le haga perder la razón y el sentido.

Concierto a la vista.

En el Calderón. Para celebrar estos 220 añazos. Estaremos un montón de artistas. Será un reencuentro con todo y con todos.

¿Ya tienes repertorio?

Con mi Chenoa. Vamos a hacer un dueto.

Ah ¿sí? ¿Cuál?

Hombre, por favor. Un clásico nuestro y de toda la vida. ‘It’s rainning men’.

¿Como en ‘OT’?

Claaaro.

Por cierto, hablando de ‘OT’, ¿qué te parece la novia de Bisbal?

Me he enterado hoy…. Mira, como a mí me gusta que lo que brille sea mi carrera, voy a hablar de eso. Que su carrera le vaya bien, que él es muy exigente con su trabajo, que se preocupa por hacerlo todo bien… No voy a hablar de lo que haga en su vida privada. Si él está bien, es lo único que me importa.

Pues volvamos a la música. Te reivindicas como icono gay.

Ya me gustaría a mí ser icono. Musa. Me encanta que me inviten. Ya he estado en otras ocasiones en las fiestas del Orgullo y éstas además me hacen mucha ilusión porque además que me reúno con compañeros, hay mucho ambiente eurovisivo.

¡Es verdad! Estáis tú, Ruth Lorenzo, María Mendiola de Baccara, Conchita Wurst…

Y casualmente, voy a cantar ‘Europe is living a Celebration’. Ojalá sea como aquel día… Y que la gente se olvide de problemas, de historias, que no piense en nada malo y se lo pase bomba.

Eso es lo que tú pretendes siempre con tu música, ¿no?

Sí. Transmitir cosas, sentimientos, y en este caso la sensación de que se lo está pasando bien.

¿Te trae muchos recuerdos buenos esa canción?

Muchos. Es una canción que no puedo quitar de mis conciertos… Hay veces, también te digo, que no tengo muchas ganas de cantarla, pero no puedo sacarla de mi vida y… una vez que empiezan los acordes, ya ni me lo cuestiono.

Supongo que porque fue un momento histórico

Así es la música, en un mundo tan inestable, que tú como artista vas creciendo, van pasando momentos que la gente va viviendo contigo, cosas que pasan y que luego no sabes si se van a volver a repetir… Es lo bonito también de la profesión.

Y tú eres de reinventarte mucho. Hace nada te vi casi como Dios te trajo al mundo en una publicación…

(risas) Me convencieron y un poco más y hago así (como si se fuera a desabotonar la camisa de un solo golpe). Es que hay momentos, cuando hay un hombre delante que me gusta que…

¿Qué es lo que haces para conquistar a los hombres?

(risas)

¿Te sientes sexy, Rosa?

Yo hago por sentirme sexy y por hacer sentir al chico de esa manera… A todas las mujeres nos gusta sentir que gustamos.

¿Cuáles son tus armas?

Yo no hago nada. Es todo química en la vida. De hecho, puede que surja algo en el momento más inesperado, en el que estás peor vestida o peor psicológicamente porque aparece alguien que sí, o que suceda al revés, que estés muy bien y no pase nada.

¿Y ese alguien ha aparecido?

Yo estoy como un pájaro libre.

No me lo puedo creer…

Es que mi vida es tan complicada….

¿Eres muy exigente?

No especialmente.

¿Cómo tendría que ser ese chico ideal?

Que me haga reír.

A ver si ahora con el calor, el veranito… Llega.

Yo creo que no. No es tiempo de amores para nadie.

Venga, va

Como no sea de recordar amores antiguos…

Qué negativa estás, Rosa

Sal a la calle a ver qué hay. No es negativa. Es ser realista.

Que no me lo creo, Rosa.

Puede haber alguien, de un momento… Mira, el otro día en el súper vi a un pedazo de hombre… en todos los sentidos, ¿eh? De físico, de guapo, se veía que hablaba muy bien… Pero yo tenía que pagar e irme. Eso sí. Le pregunté a la cajera: Quién es ese, por Dios!

Y ¿por qué no te acercaste tú?

¿Yoooo?

Ah, que eres de las que quieren que sea el hombre el que dé el primer paso…

(risas) No, porque mi vida es muy distinta.

Pero también tienes derecho al amor y a pasarlo bien…

Sí, Rosa María López Cortés es la misma de siempre, pero yo ya voy con una feria encima.

Y veo que ya no eres una chica rockera con el pelo afro…

Es que tengo el pelo muy finito y muy rebelde. Tengo que estar siempre pendiente de él. me da mucho la lata y lo puedo medio arreglar para ir a hacer la compra, pero no para subir a un escenario. Me apetecía cambiar, llevarlo largo, con extensiones y después lo vi en las revistas americanas. ¡Ostras, que se lleva! Pensé. Son cosas que me pasan, que lo presiento, que me adelanto a la moda (risas).

Y mantienes el tipazo.

Más que dieta es deporte. La alimentación es el 80% pero, como yo llevo esta vida tan inestable, como, no como, hago un esfuerzo, tomo chocolate…

Dicen que es bueno para la cabeza, para pensar y tú me parece que estás preparando un libro…

Uy lo del libro… No me voy a ganar la vida con ello, no soy escritora, pero me gusta escribir.

Y ¿de qué escribes?

De lo divino y lo humano, de Rosa. Reflexiones de mi vida, de por qué ocurren algunas cosas, de momentos que he vivido, de experiencias que puedo contar a la gente y que ellos también vayan a vivir… Hay algunas editoriales detrás, pero yo sigo escribiendo, no tengo ninguna prisa.

Y del disco nuevo, ¿qué me puedes contar?

Vengo de estar encerrada en mis casa pensando en él. Llevo unos mesecillos después de los dos años de gira. Y vengo aturullá de tantas melodías, estilos, letras… Tengo varios frentes abiertos. Fíjate que es un momento muy especial, pero tan duro a nivel musical que estoy haciendo un esfuerzo psicológico muy fuerte. Me supone mucho esfuerzo. Nunca me había pasado esto en 13 años. Estoy como con mucho respeto… Tengo ansiedad…

Pero ¿porque sale ya?

No, iba para octubre, pero será el año que viene…

Pero estás agobiada…

Sí porque si hay que romper con muchas cosas, en España no puedes porque sería una cometer una atrocidad…

Y ¿con qué es con lo que quieres romper? ¿Con clichés?

Igual que uno reivindica por ejemplo el orgullo gay, yo quiero reivindicar lo que siento. Quiero que llegue un día en que pueda decir lo que siento a través de mi música y no perder mi público. No quiero perder nada de lo que tengo ya.

Pero el amor de tus fans es incondicional, eso por un lado, y luego que agradar no se puede a todo el mundo…

Ya. Lo sé. No quiero renegar del amor de la gente, de mi publico de todas las edades. De la gente que me quiere…

Pero quieres crecer…

Quiero evolucionar de manera natural…

Eso es despacito…

Sí… Y no sé cuando llegue esa evolución, qué edad voy a tener. (risas)