Modelo, actriz, diseñadora y madre de familia

Mar Flores: "No me llegan buenas oportunidades en el cine"

¿Y tú qué opinas?

Mar Flores
Pedro Pernía

3 de abril de 2014, 11:32

Enamoradísima “gracias a Dios” de su marido Javier Merino. Que la adversidad, dice Mar Flores, les ha unido aún mucho más. De los problemas con el fisco es algo de lo que no quiere hablar, no le interesan dice burlona y eso que en una primera batalla legal un juez ha dado la razón al matrimonio y en un mes desprecintarán su yate G One Again con el que surcaban el mediterráneo y que les fue embargado hace un año. “El tiempo pone a cada uno en sitio y en mi caso está más que demostrado”, sentencia la modelo ahora metida a diseñadora quien asegura que no hay nadie con un callo como el suyo a la hora de aguantar los insultos y las críticas. Recuerda al Quijote como ejemplo: “Si los perros ladran es señal de que avanzamos”.

Mar, hace unos días, con la muerte de Dunia Ayaso, volví a ver 'Los Años desnudos'. ¿Por qué ya no has vuelto a hacer cine?

Es que es muy difícil que te ofrezcan buenas películas y buenos papeles.

Pero si te llegaran, ¿lo harías?

Absolutamente sí. Pero no llegan las oportunidades. No obstante, yo estoy muy orgullosa ya de las películas que hice. 'Los años desnudos' fue premiada por la crítica en Londres y Nueva York. Fue un trabajo maravilloso.

¿Te falta más vocación de actriz?

Es que hago más cosas. No soy solo actriz. Una actriz que hace cástings y se mueve sólo en ese círculo… Lo que me ha salido no ha sido nunca nada que me aportara algo…

Vamos, que eres de las que espera que le llamen a casa…

(risas) No, no es eso. Estoy en un punto en que no hago nada si no me aporta y no trabajo si no puedo a portar yo a los demás. Si es así, sí que me muevo.

Pero además es que tú te preparaste, ¿no?

En Los Ángeles estuve en la Escuela de Cine y en Cuba, en La Habana, también estuve en la Escuela de Cine. Fuera sí. En España, menos. Hice dos castings nada más, imagínate. Uno para mi primera película con Juan Antonio Bardem y otro para una peli que no salió.

Qué raro…

Ha habido alguna llamada para televisión, pero como comentarista que yo no me considero comentarista de nada porque no tengo la formación apropiada para comentar nada de nadie y algún papelito, algún cameo que solo haces por amistad o porque el director es muy bueno. Mira, cuando se ha hecho poco pero de nivel alto, tienes que elegir muy mucho tus siguientes proyectos.

Así que volcada en tus diseños, que es lo que toca ahora…

Eso es. Volcada y muy contenta. Además he recibido un premio solidario y feliz porque sin ser diseñadora estoy consiguiendo hacer cosas que me gustan y que parece que gustan a los demás también.

¿En qué te inspiras para hacer tus diseños?

No soy diseñadora.

Pero ya llevas varias colecciones…

Estoy preparando la tercera. La primera la hice con las artesanas de Cartagena de Indias, por la que he recibido el premio. La segunda fue una colección cápsula para Jorge Vázquez y ahora voy a por la tercera.

¿Y cómo haces para diseñar, pides consejo a tus amigas por ejemplo?

Pues sí. Me reúno con mis amigas, las invito a cenar, y les pregunto qué echan en falta y qué no encuentran en el mercado. Me fío mucho de la opinión femenina y de lo que yo busco y no encuentro.

Tu faceta de blogger de fashions street…

Sí porque intuitivamente me ha servido. Siempre he seguido la moda, pero después de tantos años dedicándome a ella, eres capaz de adelantarte a ella. Como blogger por ejemplo. Mira, el concepto étnico que ahora está tan de moda. Mi proyecto solidario tiene cuatro años. Yo ya estaba hace cuatro años trabajando con telas étnicas. Eso te da mucha seguridad.

¿Y la opinión masculina te sirve?

¿Los hombres? Para nada. Que me dejen tranquilita un rato. De momento diseñar para hombres no se me da bien.

¿Cómo compaginas tu trabajo con el ser madre y de familia numerosa?

Dedicándome cero tiempo a mí. Cuesta mucho… Sobre todo si eres muy meticulosa con todo. Con los estudios de los niños por ejemplo. No sé delegar. Es un esfuerzo muy grande, pero me siento recompensada cuando ellos están orgullosos de que busquen a su madre y siempre esté cuando me necesitan.

¿Eres muy exigente?

No. Un mínimo. No soy de machacarles. De hecho, creo que es más importante formar en valores que académicamente.

Judicialmente…

Uy ese tema no me interesa, no voy a hablar…

Quería decir que judicialmente habéís tenido una buena noticia con el desprecinte del yate…

Creo que manejo las redes sociales con una habilidad espectacular porque no me miran a los ojos cuando me insultan o no les gusta lo que digo cuando hablo. Por eso tengo un callo muy grande con aquellos que me critican. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio y en mi caso está más que demostrado. Era en El Quijote donde decían eso de Si los perros ladran es señal de que avanzamos Sancho. Pues eso. Que si ladran es porque existimos y no dejamos indiferente. El día que me muera que sigan ladrando y diciendo lo que quieran.

¿Pero la adversidad os ha unido más a ti y a Javier?

Es algo lógico en cualquier pareja entiendo yo. Podría darse el caso de que estuviéramos en crisis y entonces ahora nos separáramos y dirían entonces: La bruja ésa que se ha fumado todo el dinero de Javier y ahora lo abandona, pero resulta que no. Así que si se da el caso de que rompiéramos sería una bruja, pero como no, es que estamos enamoradísimos.

¿Y lo estáis?

Sí. Gracias a Dios.

Más Sobre...