'La isla de las tentaciones' afronta su fase final sin aceptarlo. Hay historias que ya tienen su cierre, pero el reality se esfuerza en hacerles cambiar de opinión. Para ello, han hecho sonar todas las luces de la tentación (a la vez). Sandra Barneda (47 años) irrumpió en Villa Playa y en Villa Paraíso para convocar por primera vez en la historia del reality las hogueras de excepción. Aseguraban que tenían que contarle los avances de la mayoría de los protagonistas con sus solteros favoritos, que han llevado a varios de ellos a elevar sustancialmente la temperatura en las villas. Lo cierto es que parece que querían cambiar las cartas de algunos de ellos.

Artículo recomendado

Georgina Rodríguez tira la casa por la ventana con un fiestón y bolsos de Prada para el equipo de ‘Soy Georgina’

Georgina Rodríguez

La situación en Villa Playa y en Villa Paraíso se parecen (mucho) a la de la semana pasada. Marina seguía nadando entre dos aguas, hasta que uno de sus solteros favoritos decidió abandonar la experiencia. Desde entonces, baila cada noche con Miguel de Hoyos. Naomi, entre pelea y pelea, se ha dejado llevar por la pasión con Napoli. Parece haber más resentimientos que sentimientos. Lydia sigue buscándole los tres pies al gato, por gato hablamos de Manuel. Su chico insiste en que no va a besar a nadie, ni siquiera a Miriam. Tiene claro que su novia sigue siendo "la mujer de su vida". Sin embargo, ella continúa utilizando cualquier comentario ambiguo para recriminarselo. Laura continúa portando la banda de tentadora. Cada vez está más cerca de Saúl, incluso se han besado.

En la otra villa de la República Dominicana la situación también se antoja familiar. Álex sigue conociendo a Yaiza mientras reflexiona qué hacer en la hoguera final, si irse solo o con un nuevo amor. Lo de reconciliarse con Marina ya lo descarta. Alejandro sigue manteniendo la compostura e intentando asimilar qué es lo que le ha ocurrido a Laura. "Pensaba que en este año que hemos estado juntos la había conocido", dijo a Sandra. Manuel trata de agradar a Miriam sin faltar el respeto a su pareja. "Miriam me gusta de verdad. No solo físicamente, también por cómo es, pero tengo claro que Lydia es la mujer de mi vida", reconoce a cámara. Quien tiene la situación algo más complicada es Adrián.

La isla de las tentaciones
Mediaset España

Adrián y Keyla han vivido una noche de pasión que ha generado malentendidos entre ambos. Pese a lo que las imágenes puedan mostras, y según Keyla, bajo las sábanas solo hubo besos y arrumacos. El valenciano confesó que le pudo la cabeza y aquello no funcionó, pero al resto de las chicas de la villa le contó que sí había ocurrido. Adrián sigue cambiando de opinión con todo. "Anteayer quería a Keyla, ayer a mí y hoy no sé a quién toca", reflexiona Naomi en su hoguera de expeción.

Adrián, al límite, preocupa a Sandra Barneda

Adrián llegó dispuesto a "encajar el golpe hasta el final". Intuía lo que podía encontrarse e intentó comprender a Naomi. Dejó claro que muchos de los participantes, incluido él, se habían dejado guiar por "impulsos" en su paso por 'La isla de las tentaciones'. Pese a lo que había visto, seguía convencido de que Noami seguía sintiendo por él. "Por supuesto. Y cuando me vea, más aún. Creo que hemos hecho lo que hemos sentido a lo mejor buscando la felicidad momentánea, sin tener en cuenta a la otra persona. Yo, por mucho que haya dicho, cuando yo me he dado un beso con Keyla no estaba pensando en Naomi", reconocía.

Artículo recomendado

Gerard Piqué olvida a su hijo en una tarde de compras

Gerard Piqué

Hacer frente a las imágenes no fue fácil. La cara de Adrián lo reflejaba. "Me está entrando un calambre por aquí... en el estómago", comentó, visiblemente afectado y agobiado. Sandra Barneda se preocupó y le preguntó: "¿Estás bien, Adrián?". La respuesta fue negativa. Sin embargo, habrá que esperar hasta el próximo programa de 'La isla de las tentaciones' para saber qué es lo que realmente ha pasado.