¡Flechazo a primera vista! Sergio estaba un día sentado en el sofá de casa viendo 'La ruleta de la suerte' cuando se enamoró. "Tuve un flechazo con ella", confesó a Jorge Fernández al hablar de Irene Kate, su pareja, durante su presentación. Al verla, sintió la necesidad de conocerla y, gracias a las redes sociales, localizarla fue fácil. Le escribió, fue honesto con ella. Le dijo que lo había sentido al verla por televisión. Por suerte para Sergio la cosa salió bien y este martes pudo pedirle matrimonio en el lugar que empezó todo.

Artículo recomendado

Vuelve 'El Hormiguero': Antena 3 promociona su regreso repasando sus logros

Vuelve 'El Hormiguero': Antena 3 promociona su regreso repasando sus logros

Sergio acudió como un concursante más. Durante su presentación explicó cuál era su vínculo emocional con el programa; 'La ruleta de la suerte' era el causante de que ocho meses antes (en el momento de la grabación) conociera a la que hoy es su pareja. La joven, ajena a lo que iba a ocurrir, entró en plató. Fernández ejercía de gancho. "Así que el tío jeta te sigue en Instagram y te empieza a escribir", le dijo el presentador. "Fue muy sincero y eso me gustó", confesó la propia Irene.

Hablaron de cómo sortearon las distancias, ya que él está en Madrid y ella en Asturias (aunque ahora está en la capital por estudios); también de cómo su primera cita. "Me llevó a cenar cerca del Retiro", respondió Irene. Fue entonces cuando Jorge Fernández le preguntó a Sergio que si había algo que quería hacer, y sí, quería. "Ojo, que os he dicho que esto nunca había pasado en 'La Ruleta'", advertía el presentador antes de que el joven hincara la rodilla.

Sí, era la primera vez que alguien pedía matrimonio en 'La ruleta de la suerte'. "Este momento es histórico, y este programa, además de para hacer feliz a la gente haciendo que se lleven mucho dinerito, también nos vale para cosas como esta", apuntaba Jorge, quien ha presentado el programa durante 16 años. "Todo el dinero que saque será la boda", respondió Sergio ya de vuelta al atril. No consiguió pasar a la final, pero sí se llevó un pellizquito: 1.400 euros. "Ya venía con el premio ganado de casa", dijo antes de despedirse. ¡Que vivan los novios!