En moda hay tendencias que son perpetuas y otras cíclicas. Luego hay corrientes estéticas que parecen imposibles pero que por sorpresa se reinventan y se convierten en imprescindibles. Esto es lo que le ha ocurrido a Emma García que se ha apuntado a la moda más rompedora del año: la de los arnés. Casi nada.

Artículo recomendado

Makoke se apunta a las botas 'over the knee' que también lleva la reina Letizia y que hacen las piernas más largas

Makoke se apunta a las botas 'over the knee' que también lleva la reina Letizia y que hacen las piernas más largas

Los arnés pertenecen a la corriente bondage y arrasaron en las pasarelas de firmas como Gucci o Alexander McQueen. Las influencers tomaron nota y empezaron a lucir sus arnés en Instagram y, ahora, ha dado el salto a la tele de la mano de Emma García. A la presentadora le encanta vestir de forma atrevida pero sin perder elegancia y se ha llevado a su terreno la microtendencia deconstruyéndola por completo. Es decir, revalorizando su uso y cambiando su función. ¿Quién dijo que los arnés no pueden llevarse a la oficina?

Emma García
INSTAGRAM @emmagarciaweb

Emma García lleva el arnés con la función de accesorio como si fuera un cinturón pero aún más cañera. Los arnés elevan el look más básico, de camisa blanca y jeans, por ejemplo. La presentadora lo ha combinado con un total black muy sobrio y elegante dándole mucho rollo y haciendo que su imagen rejuvenezca al instante.

Emma García
INSTAGRAM @emmagarciaweb

El arnés de Emma García es de la firma de Ruth Duréndez y no es la primera vez que la presentadora se atreve con este complemento que ahora se luce de forma actualizada.

Emma García
INSTAGRAM @emmagarciaweb

La estilista de la presentadora, Pepa Carmona, es muy fan de este tipo de accesorio que cambian un look por completo con el mínimo esfuerzo. Y también la propia Emma, a la que le encanta incluir en sus estilismos detalles muy sensuales y rompedores como botas over knee, cinturones anchos o arnés, que salta a la vista también pueden ser muy elegantes pero sin perder su punto sexy y atrevido. ¡Lookazo!