La vida pública de don Juan Carlos cada vez es más escasa pero eso no le impide disfrutar de una de sus grandes pasiones: el deporte. El monarca emérito se ha dejado ver en Londres con motivo de la celebración de la final de la Copa de Mestros, un torneo en el que participaba su gran amigo Rafa Nadal.

El tenista y el Rey mantienen una relación muy estrecha, tanto así que don Juan Carlos fue uno de los invitados a su boda con Mery Perelló el pasado 19 de octubre en Mallorca. Una vez más, el monarca ha querido ofrecerle todo su apoyo y no ha dudado en asistir a la capital inglesa para disfrutar en primera persona de su juego. El padre de Felipe VI se sentó en un palco privado junto a toda la familia del tenista y a juzgar por las imágenes no perdió detalle del partido.

La presencia del monarca emérito en el torneo no pasó desapercibida, especialmente por su aspecto, notable y sorprendente más delgado, y sobre todo por el golpe en la cabeza que tenía. Pero, ¿qué le ha pasado?

Artículo relacionado

Rey Juan Carlos
Twitter: @RN_PAP

Aunque en un primer momento la Casa Real no dio ningún tipo de información acerca de esta herida, Zarzuela ha querido aclarar con 'Look' este miércoles que se trata de una herida "sin importancia" que el padre de Felipe VI se ha realizado en "un accidente doméstico". Sin mayores preocupaciones, todo parece indicar que se trata de una herida que ya está siendo tratada y a la que el monarca emérito no le presta la mayor importancia ya que no reparó en ella en ningún momento del partido.

No es la primera vez que el marido de la reina Sofía nos sorprende con golpes de este tipo. En 2011, apareció con el ojo izquierdo visiblemente morado por un supuesto golpe con una puerta. Lo que es evidente es que a sus 81 años, don Juan Carlos tiene que cuidarse aún más si cabe.