El príncipe Harry y Meghan Markle llevan unos meses sin levantar cabeza con respecto a sus peleas con la prensa sensacionalista británica. Han sido foco de conjeturas, críticas y un sinfín de rumores que han llevado a la pareja a solicitar un descanso lejos de la capital inglesa, e incluso a demandar a los medios sin contar con el apoyo de la Casa Real.

Artículo relacionado

Cada nueva polémica no ha hecho más que empeorar la imagen de la duquesa de Sussex, a la que también se le han atribuido diferentes enfrentamientos con Kate Middleton. Para aliviar el asunto, Harry y Meghan grabaron un documental con motivo de su viaje por Sudáfrica, un filme en el que ella se sinceraba sobre las dificultades que se había encontrado al tener que adaptarse a su nueva vida. Por su parte, el príncipe reconocía que su hermano y él estaban más distanciados que nunca, además de denunciar que consideraba que la prensa no estaba tratando a su mujer como se merecía, incluido Guillermo.

Príncipe Harry y Meghan
Gtres

Ajeno a las polémicas británicas, pero sintiendo mucha empatía por la situación que están atravesando los duques de Sussex, Alberto de Mónaco se ha pronunciado al respecto al coincidir con el príncipe Harry en la final de la Copa del Mundo de rugby en Japón. "Entiendo completamente sus razones", aseguraba el soberano en una entrevista exclusiva a la revista People a la vez que le expresaba todo su "apoyo y solidaridad".

"Él ha dicho que siente 'que le hacen bullying' y puedo entenderlo y simpatizar con él. Tampoco hablamos mucho sobre eso, porque hablamos principalmente sobre cuestiones medioambientales -y sobre rugby-, pero lo entiendo en el sentido de que debe hacer lo que sea necesario para asegurar su privacidad", continuaba. Como consejo, Alberto le dijo que "a veces, solo tienes que ignorarlo y seguir adelante. A veces solo nos queda ignorar a esa persona que está siendo demasiado inquisitiva y dura contigo". Porque lo mejor, insistía, "es no prestar atención".

No cabe duda de que los dos príncipes coinciden a la hora de establecer sus prioridades. "Tienes que proteger tu vida personal, tu familia y tu intimidad lo máximo posible y siempre que sea posible. Sobre todo, cuando eres una figura pública que tiene que realizar apariciones públicas. Claro, es más difícil hacerlo que decirlo". Sin embargo, el hermano de Carolina de Mónaco reconoció que "es especialmente difícil con la prensa británica, que es muy inquisitiva e implacable. No solo con la familia real, también con otras celebridades y figuras públicas".

Se trata de la segunda vez que Alberto se pronuncia al respecto. Fue en julio de 2017 cuando el monegasco ofreció unas declaraciones en las que reconocía lo difícil que era formar parte de la realeza. "Sobre todo, en la familia real británica, que siempre ha sido escrutinada por la prensa como nadie", previendo que "tarde o temprano, tendrán que enfrentarse a los ataques violentos".