En Barcelona 92, Felipe estaba enfrentado a su familia por el amor de Isabel Sartorius

Felipe de Borbón abanderado en Barcelona 92
Cordon Press

Actualizado a

Los Juegos Olímpicos de Barcelona en el 92, junto a la Expo de Sevilla, constituyeron los dos ejes de la vida nacional y convirtieron nuestro país en la capital del mundo. Justo estos días hace 28 años. Y así lo acaba de recordar el rey Felipe en un vídeo conmemorativo grabado para el Comité Olímpico: “España dio un salto cuantitativo … En estos momentos duros el espíritu olímpico debe seguir inspirándonos…”.

De Sartorius, mejor no hablar

¿Cómo no va a recordarlos él, que fue abanderado y en la sesión inaugural puso un nudo de emoción en todas las gargantas? Desfiló, alto y marcial, portando la bandera española, con un sombrero que le iba pequeño –porque no tenían de su talla–, y su hermana Elena se echó a llorar como una ciudadana cualquiera. La imagen de sus lágrimas resbalando libremente por su rostro apareció en todo el mundo. Sabíamos que en esa época Felipe estaba enfrentado a su familia por el amor de Isabel Sartorius, una relación tan tormentosa que aquel pobre muchacho de 24 años flotaba como un barco a la deriva en los experimentados brazos de la irresistible sirena. Pero del asunto no se podía hablar libremente. Eso al menos me dijeron en televisión: “Del tema Sartorius, mejor no hablar”. Me contrataron en ‘Barcelona: juegos de sociedad’, un programa diario de Televisión Española improvisado sobre la marcha y destinado a cubrir la vertiente social de los Juegos Olímpicos. Era en directo, a partir de la medianoche, lo dirigía el genial Joan Ramon Mainat, lo presentaba la exquisita Inka Martí y no teníamos ni un duro. Como yo debía salir todas las noches vestida de gala, mi amiga Guillermina Motta me dejó la ropa que usaba en el escenario. Competíamos con la todopoderosa TV3 y la estrella máxima Julia Otero, y yo me tenía que recorrer cada día los restaurantes, ruedas de prensa, cenas y agasajos tratando de encontrar todo aquello novedoso, diferente y gratis, para competir con la ilustre compañera y, sin embargo, amiga.

Mi centro de operaciones era el hotel Princesa Sofía, porque en él se alojaban todas las testas coronadas. Y un día coincidí en el ascensor con dos reinas, Ana María de Grecia y Beatriz de Holanda. Me incliné ante ellas en una reverencia muy protocolaria y cuando ya iba a levantarme, antes de que se cerrasen las puertas, se colaron dos más: Sofía de España y la gran duquesa de Luxemburgo. Volví a inclinarme y, por si las moscas, ya no me enderecé hasta que llegamos al ático, diez pisos después. Salieron altivamente las cuatro reinas y oí a una extrañada Ana María que le decía a su cuñada en un susurro perfectamente audible: “Pobrecilla, esa periodista… No sabía que era jorobada”.

Más Sobre...

Rey Felipe de Borbón y Grecia Isabel Sartorius Casa Real Española Casas Reales Realeza Romances famosos Polémicas de famosos

Te recomendamos

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?