Jorge Javier Vázquez

Jorge Javier Vázquez

Durante años se les llamaba sin reparos "gordas" a las tías

1 /6
Jorge Javier
1 / 6
jorge javier instagram
2 / 6
Jorge Javier
3 / 6
Jorge Javier de vacaciones
4 / 6
Jorge Javier Vázquez
5 / 6
Jorge Javier
6 / 6

Durante muchos años los programas de entretenimiento y articulistas de renombre examinaban con ojos sumamente críticos los cuerpos y las vestimentas de nuestros famosos. Se les llamaba sin reparos “gordas” a las tías, hacíamos bromas sobre su celulitis, sus pechos caídos o los brazos fofos. Con los tíos la crítica tenía más que ver con conductas ridículas. Esos viejos tirando a chochos colgándose del brazo de muchachas en flor se convertían en el pasto perfecto de bromas de mucho, poco o escaso gusto. Eran otros tiempos y otras sensibilidades, que diría Plácido Domingo. Lo que antes colaba y se celebraba ahora nos huele a insulto. Si hiciéramos un repaso de lo que se decía en su época de los posados en bañador de Raquel Mosquera nos echaríamos las manos a la cabeza.

Artículo recomendado

Raquel Mosquera presume de curvas reales en bikini y ¡sin filtros ni photoshop!

Raquel Mosquera 02

Ahora nos hemos moderado porque aquello no solo ya no toca sino que es delictivo. El testigo de nuestros desvaríos lo han cogido ahora las redes y los objetivos de los dardos han dejado de ser los famosos de antes y somos los personajes que trabajamos en televisión. Y lo llevamos mal porque nos falta humildad y nos sobra autosuficiencia. Creíamos que estábamos al otro lado y que éramos intocables pero una vez traspasada la barrera de la popularidad lo único que te toca es aguantar el chaparrón. “Cuidado porque entras en el castillo de irás y no volverás” suele advertirnos continuamente mi amigo Alberto Maeso.

Pretendemos colgar fotos mostrando muslamen y que el auditorio se venga abajo. Y no. También es verdad que no era lo mismo que te dedicara un artículo Carmen Rigalt o un mediocre de esos que abundan en nuestra profesión. Que la Rigalt te analizara con sus dosis de mala leche era un honor. En las redes hay pocas Rigalt y demasiada barra libre. Pero lo de disparar sin cortapisa también pasará. Más que nada porque no tiene mérito. Y nosotros, los de la tele, llegará un día no muy lejano en que dejaremos de posar con morritos insinuantes y miradas pretendidamente castigadoras. Llamamos al mal tiempo y nos quejamos porque llueve.

Loading...