Hasta el lunes 11, Alejandra y Mario Conde Arroyo llevaban una existencia plácida. Alejada del foco mediático y desentendidos de lo que suponía ser un personaje público. Eso era antes de que fueran arrestados junto a su padre por una trama de blanqueo de capitales.

Artículo relacionado

Después de que ella prestara declaración, el juez Santiago Pedraz ha mandado a prisión al padre, ha dejado arrestada de manera domiciliada a la hija y al hijo lo ha dejado en libertad condicional, por lo que cada lunes tendrá que presentarse a firmar a una comisaría y, además, se le ha retirado el pasaporte para que no pueda salir de España. Están en el punto de mira, y pese a todo lo que se conoce a su padre, ellos son, prácticamente, unos desconocidos para la mayoría. ¿Quieres saber quiénes son en realidad Alejandra y Mario? Te lo contamos.

Ella es la mayor, acaba de cumplir los 38 años y ha sido considerada por el juez la coordinadora de toda la trama de la que su padre es protagonista. Tras la declaración de Alejandra, Pedraz ha llegado a la conclusión que ella fue la que orquestó los pasos para traer de nuevo a España ese dinero que Conde había evadido en los noventa y que hicieron que Banesto se fuera a pique. Todos los que la conocen saben que la primogénita era muy inteligente, y, lo mismo que deslumbró en su carrera, también deslumbró a todos con estos planes que hoy le cuestan estar recluida en casa.

Casada y madre de tres pequeños, dos niños y una niña, su pareja, Fernando Guasch Vega-Penichet, también se ha visto involucrada en este embolado. La pareja se casó en 2003 y mantienen una sólida relación. De hecho, para poder acudir a la boda de su hija, y ejercer de padrino, Conde tuvo que pedir un permiso carcelario.

Tras haber estudiado Derecho y Económicas, Alejandra se dedica, junto con su hermano a gestionar y comercializar el aceite procedente de las fincas de su padre. Además, junto a su progenitor, aparece ocupando los altos cargos de la empresa Hogar y Cosmética Española, en la que también participaba su marido. Esta empresa ha sido una de las que se han intervenido como una de las posibles tapaderas de blanqueo de dinero.

Su hermano, Mario, de 35 años, tiene un perfil muy parecido al de Alejandra. Formado en los mejores centros, con un carácter tímido y reservado y, además, con el mismo oficio que su hermana. Mario Jr. solo ha acaparado titulares cuando en 2010 salió con Laura Ponte. Entonces se convirtió en el objetivo de la prensa y ahora, por razones completamente distintas, vuelve a estar en el ojo del huracán.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado