Ayer, tras el juicio en Córdoba por la paternidad de Manuel Díaz, su mujer, Virginia Troconis, viajó hasta Madrid para acudir a un evento de moda. Ahí pudo contestar a las preguntas de la prensa y desvelar cómo había vivido todo el proceso de la demanda de paternidad.

Artículo relacionado

“Ha sido un día intenso, difícil, emocionante”, confesaba sobre el juicio, celebrado a las 11:30 de la mañana. Tras él, el torero se ha reunido con su madre y han comido juntos, “ha sido muy emotivo” le contó a Luis Nemolato de LECTURAS. Ahora los dos están muy tranquilos, y eso era lo que buscaban. Conseguir demostrar su verdad. “Nuestra vida va a seguir igual. Solo que va a ser más tranquila”.

Eso sí, el proceso no ha sido nada de fácil,”ha sido muy complicado, ha habido momentos duros”. 48 años ha tardado el andaluz en atreverse a dar el paso, algo que le parece una decisión muy personal a Virginia. “Lo que sí te puedo decir es que cuando tomó la decisión, yo tenía claro que iba a estar ahí para apoyarlo en lo bueno y en lo malo. Han sido momentos difíciles, bonitos, de mucho sentimiento, de mucha satisfacción al ver la cantidad de gente que lo aprecia... Yo siempre he dicho que todo  lo que tiene se lo ha ganado él a pulso”.

Un cariño que ayer se demostró a las puertas de los juzgados de instrucción cordobeses. Que estaban repletos de prensa y curiosos que le mandaron todo su amor al diestro. Además, las redes sociales se han llenado de palabras de ánimo y felicitaciones para Manuel, que está tremendamente agradecido por el apoyo que se le han demostrado en todo este tiempo..

Por último, Troconis deja la puerta abierta a una futura reconciliación, “mi casa está abierta para todo el mundo”.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado