Violeta Mangriñán nunca ha ocultado sus problemas con la alimentación. Una lucha consigo misma que nació con su aparición en televisión hace ya cuatro años y de la que todavía no ha podido librarse. Cuando creíamos que se encontraba en una etapa estable y buena de su vida, la extronista nos ha sorprendido al desvelar que ha recaído en la anorexia.

Ha sido ella misma a través de su canal de Mtmad quien se sinceraba sobre este desorden alimenticio que tanto daño le provoca.

Artículo relacionado

"Tengo un problema y el primer paso para solucionarlo es reconocerlo", así empieza un vídeo en el que se abre como nunca con sus fans. Bajo su punto de vista, nadie se cura de una enfermedad así: "Creo que nunca te acabas de curar del todo. Hay etapas en las que estoy mejor pero a veces la cabeza me juega malas pasadas", explicaba con mucha naturalidad.

Violeta Mangriñan

Su principal problema llega el día en el que por unas cosas y otras se salta la dieta y se come una pizza, un helado.... Es tal la culpabilidad que sufre que la única solución es "quedarme 2-3 días sin comer" y es que es algo "que no puedo remediar". Por ello, no le ha temblado el pulso a la hora de reconocer que necesita ayuda de un profesional: "He buscado ayuda, una psiquiatra especializada en TCA", un paso adelante con el que pretende zanjar de una vez y por todas su relación tóxica con la comida.

Para sorpresa de todos, la exsuperviviente ha desvelado que una de sus mayores confidentes es Marta López Álamo, novia de Kiko Matamoros, quien también confesó públicamente que padeció anorexia siendo solo una niña: "Necesito hablar con gente que de verdad me entienda. La tengo martirizada pero me está ayudando muchísimo", manifestaba con agradecimiento.

Después de desahogarse con sus seguidores, Violeta ha querido restar importancia a su situación: "No quiero escandalizar a nadie, soy una chica fuerte pero este es mi talón de Aquiles. Siempre hay esperanza".