La nueva vida de Diego Matamoros (36 años) pasa por permanecer alejado de la televisión. Muy enamorado de la influencer Marta Rimbau (34 años), el joven ha decidido dejar a un lado las polémicas familiares que le persiguieron durante años para volcarse en su formación como decorador de interiores, su verdadero sueño.

Como buen amante de la moda, Diego no ha faltado este jueves a la presentación de la nueva colección de Andrés Sardá en la MBMFW. Para esta cita con la moda, el joven ha apostado por un look informal compuesto por un chándal tie dye de Guess y gorro de punto rosa. Desde allí, no ha dudado en atender a la prensa, eso sí, cuando se trata de hablar de Carla Barber o Estela Grande prefiere guardar silencio.

Artículo recomendado

De socorrista a vendedor a domicilio: descubrimos los sorprendentes trabajos de Kiko Matamoros antes de ser famoso

Kiko Matamoros

El siguiente tema a tratar era Kiko Matamoros (66 años). Desde hace años, la relación del colaborador con sus hijos mayores es inmejorable, algo que les hace tremendamente felices. Con respecto a la nula relación que hay entre el colaborador y su hermana Anita, es muy claro: "Pasa el tiempo y es una pena. Ojalá y lo puedan arreglar, es muy fácil". Diego ha aprovechado la oportunidad para enviarles un consejo muy valioso que, de llevarlo a cabo, acabaría con todo el mal rollo que arrastran desde hace demasiados años. ¡Dale al PLAY!

El último mensaje de Kiko Matamoros a su hija Anita

Fue el pasado mes de octubre la última vez que Kiko Matamoros aprovechó una de sus intervenciones en televisión para enviar un mensaje a su hija pequeña. Todo venía a colación de su boda con Marta López Álamo, un enlace que tendrá lugar el próximo mes de junio y al que pretende invitar a todos sus hijos. Al ser preguntado por Anita, la voz del colaborador se quebraba, y es que cada vez se le hace más cuesta arriba estar distanciado de la joven, a la que quiere con locura.

"No sé qué pasará de aquí hasta que yo me case... Hoy le llamaría y le diría que tenemos una bonita oportunidad de arreglar esto. Lo único que quiero que mi hija sepa es que la quiero", expresaba. Para Kiko su boda con Marta en un momento muy especial, y no quiere que nadie falte. "Cuando mi hijo Diego se casó estaba medio enfadado con él, pero decía 'no voy a permitirme el día de mañana no haber estado en la boda de mi hijo'", dijo muy sincero.

La cuenta atrás ha empezado, en poco más de cuatro meses Kiko Matamoros y Marta López Álamo se darán el 'sí, quiero' poniendo la guinda a cuatro años de amor, un día inolvidable en el que está la incógnita de si Anita aceptará o no la invitación de su padre.