La semana pasada era el mausoleo dedicado a Rocío Jurado en el cementerio de Chipiona, en el que reposan sus restos, el que aparecía ultrajado y ahora es el de otra gran artista, Lola Flores. La que es última morada de ‘La Farona’ y su hijo Antonio Flores ha aparecido profanada con pintura roja. ¿Qué está pasando?

Artículo relacionado

La primera en dar la voz de alarma ha sido la hija mayor de la artista. Lolita lanzaba un mensaje en el que se la leía indignada y dolida a partes iguales. “Indignante y con un pellizco en el corazón. En vuestra conciencia quedará. Espero que el Ayuntamiento y el cementerio de la Almudena hagan algo para que no se vuelva a repetir #familiafloresindignada #familiafloresprofanada #familiasultrajadas”. Y acompañaba su sentido mensaje con unas fotos de denuncia del la estatua de bronce cubierta de pintura. El rostro de la figura, así como sus pechos, estaban manchados de lo que parece spray. En la de Antonio se había procedido de igual modo. No es extrañar que a la familia Flores le hierva la sangre ante semejante falta de respeto perpetrada en el cementerio de la Almudena.

Este año se han cumplido 22 años desde que la Faraona y el cantautor nos dejaron, con una diferencia de 15 días. Una de las sagas artísticas más importantes de nuestro país quedaba rota y sumida en un tremendo dolor, que ahora se vuelve a hacer patente con estos ataques.

La semana pasada, el mausoleo profanado fue el de Rocío Jurado. En este caso, los vándalos no mancharon nada con pintura, sino que sustrajeron el clavel que la estatua de la chipionera sostiene. Su hija Gloria Camina también pidió a las autoridades que actuaran y se hiciera todo lo posible para detener a los delincuentes.