Pocos han sido los rostros mediáticos que han querido quedarse callados tras la última agresión homófoba ocurrida en Madrid. Un terrorífico ataque de ocho encapuchados a un joven en pleno centro de Madrid un domingo por la tarde. Si en ‘Sálvame’ era Jorge Javier Vázquez quien levantaba la voz y exigía a todos los partidos políticos que cerrasen filas y se pusiesen a trabajar para cortar de raíz este enorme problema que nos afecta a todos, en Cuatro al día era Toñi Moreno la que condenaba la agresión y reaccionaba con un revelador: “Estos casos a mí me afectan personalmente”.

Artículo relacionado

Toñi Moreno no es muy dada a hablar en público sobre determinados aspectos de su vida. La presentadora trata de ser siempre fiel a sus convicciones y pocas han sido las ocasiones en las que se ha referido a su parcela más privada. Aun así, imposible no dar un paso al frente cuando cada día asistimos a nuevas agresiones hacia el colectivo LGTBI. Algunas tan terribles como la ocurrida en Malasaña hace escasos días o la que acabó con la vida de Samuel. “Estos casos a mí me afectan personalmente”, afirmaba la presentadora en ‘Cuatro al día’.

“Yo tengo derecho a amar a quien me dé la gana”, zanjaba la presentadora. “Quiero vivir en un país en el que no se condene dar un beso a una chica en la calle”. Toñi se mostraba muy afectada por el testimonio que estaban escuchando y no podía evitar emocionarse. Son momentos muy duros para los miembros del colectivo LBTGI y para toda la sociedad.

Toñi Moreno

Toñi Moreno durante su intervención en 'Cuatro al día'

Telecinco

“No quiero vivir con miedo”

Jorge Javier rompía también su silencio poco antes que Toñi Moreno. El presentador se dirigía a la cámara desde ‘Sálvame’ no solo para condenar la agresión, sino para pedir acción a los responsables públicos. “A mis 51 años jamás pensé que iba a vivir intranquilo por ser gay. El vivir intranquilo es la antesala a vivir con miedo y yo no quiero vivir con miedo”, aseguraba el presentador, que recibía el aplauso unánime de los espectadores y los twitteros tras sus palabras.