Terelu Campos forma parte del círculo cerrado de amistades de Rocío Carrasco y Fidel Albiac. La hija de María Teresa Campos es como una hermana para ella, ese apoyo incondicional que aceptaba su silencio sin preguntar y que tras su paso al frente se ha quitado una enorme mochila de la espalda. "He pasado una de las peores noches de mi vida", admitía Terelu tras la emisión del primer capítulo de Rocío: contar la verdad para seguir viva.

Ahora, gracias al desgarrador testimonio de Rocío Carrasco, la historia se está volviendo a escribir y Terelu Campos se siente mucho más libre para hablar. Este martes, la periodista se sinceraba como nunca y hablaba del dolor que le produce la situación en la que se encuentra Rocío Flores, una de las mayores damnificadas de esta terrible historia: "Estoy muy contenta por lo que ha hecho Rocío (Carrasco), estoy inmensamente feliz, pero eso no me quita el dolor. Si alguien piensa que esa niña no me duele, no me conoce".

Artículo relacionado

Eso sí, si algo tiene claro es que NUNCA hablará de Antonio David Flores: "Nunca he hablado de él ni lo voy a hacer en mi puñetera vida, jamás, es una cuestión de principios", sentenciaba a la vez que lanzaba un deseo al aire que no es otro que "quiero que la niña y la madre estén bien". Terelu Campos habla alto y claro ¡dale al PLAY!

No cabe duda que a pesar del distanciamiento evidente de Terelu con los hijos de Rocío Carrasco, la periodista les sigue guardando un enorme cariño. Tanto, que el pasado fin de semana abandonaba completamente rota el plató de 'Viva la vida' después de que José Antonio Avilés desvelara que David Flores se dirigía a ellas como "tías".