Tamara Falcó ha vivido hoy un día de lo más emotivo. La hija de Isabel Preysler ha celebrado su 39 cumpleaños, el primero tras el fallecimiento de su padre el marqués de Griñón. En los últimos meses Tamara ha recibido algunos golpes además de la pérdida de su padre. La muerte de su tío o la cancelación de alguno de sus proyectos laborales han empañado la vida de la hermana de Ana Boyer. Pero en el día de hoy ha conseguido disfrutar gracias al cariño que le han mostrado sus familiares y amigos y a los detallazos que ha recibido en esta jornada tan señalada en el calendario.

Artículo relacionado

Por la mañana Tamara Falcó ha acudido a una acto de trabajo en la Fundación Ronald McDonald's. Tras cumplir con este compromiso profesional, la colaboradora de ‘El Hormiguero’ ha disfrutado mucho de su día, en el que no han faltado los regalos. Tamara ha recibido un espectacular ramo de flores con el que se ha mostrado encantada. Otro de los detalles de los que ha disfrutado hoy es de una gran tarta en la que ha soplado las velas junto a algunos de sus amigos.

Tamara Falcó

Tamara Falcó con el ramo de flores que ha recibido por su cumpleaños.

Gtres

Una celebración íntima debido a las restricciones sanitarias de la que ha sabido disfrutar mucho. Además muchos de sus amigos han compartido fotografías preciosas en redes sociales con las que le han deseado lo mejor en esta nueva cifra que acaba de cumplir.

Tamara Falcó

Tamara Falcó disfrutando de su tarta de cumpleaños.

Instagram @tamara_falco

Unos 39 años en los que también están presentes los éxitos laborales. Tamara Falcó se ha convertido esta temporada en una de las colaboradoras más queridas de ‘El Hormiguero’ y cada vez ocupa más minutos en pantalla. Además sigue creciendo en el sector de la cocina, una afición que descubrió gracias a su participación en ‘MasterChef Celebrity’, programa que ganó. En lo personal pronto volverá a convertirse en tía, ya que su hermana Ana Boyer está embarazada de su segundo hijo. Y en los próximos días será oficialmente marquesa de Griñón, título que su padre le dejó en herencia.