Rocío Flores sorprendió el pasado martes 17 de marzo a todo al sufrir un ataque de ansiedad en directo tras no recibir ni una palabra de su madre, Rocío Carrasco. Lara Álvarez puso al día a todos los participantes de ‘Supervivientes 2020’ de la complicada situación que está viviendo España a consecuencia del coronavirus y la joven se vino abajo a pesar de que Antonio David Flores le dijo que todo estaba perfectamente.

Artículo relacionado

La joven ha dejado claro a lo largo de todo ‘Supervivientes’ que le encantaría poder reconciliarse con su madre, pero también, que la persona más importante de su vida es su padre. Por ello, no ha dudado en sacar las garras por él cada vez que alguien lo criticaba. El ex guardia civil y la actual concursante tienen una relación magnífica relación y que son el máximo apoyo el uno del otro.

Rocío Flores

“Antes de plantarme en la isla, ya decían que rocío es un demonio. Llevo tantos años escuchando mentiras y gilipolleces, ahora vengo a concursar y también se tiene que cuestionar. Ha sido mi padre quien ha vivido mis ataques de ansiedad e ira y las ganas de irme ya de este mundo”, aseguraba totalmente rota en una conversación con sus compañeros que se conoció le pasado 24 de marzo.

Un momento en el que Rocío también se acordó de su madre, pero para mandarle un claro recado. La joven envió un tirito descarado a su madre y no dudó en defender una vez más a su padre. “Es tan respetable quien quiere hablar públicamente, como los que no quieren hablar pero rajan por detrás”, dijo muy contundente la joven.

Artículo relacionado

Unas palabras con las que muchos de los seguidores del programa entendieron que, mientras Antonio David se dedicaba a hablar públicamente sobre sus problemas con su exmujer, Rocío Carrasco lo que hacía a las espaldas de la sociedad. Todo mientras que de cara al público, la hija de Rocío Jurado apenas se pronuncia sobre la relación con sus hijos, de los que no quiere ni oír hablar.