Ana María Aldón y Rocío Flores al fin han podido acercar posturas. Tras más de 20 días en la isla, la hija de Antonio David Flores y la mujer de Ortega Cano han podido aclarar el conflicto que les ha perseguido desde las primeras horas de concurso. Ana María Aldón no dio la cara por Rocío, a pesar de ser de la misma familia, cuando más la ha necesitado escudándose en que cada una debía hacer su concurso. Pero, en la cuerda floja y nominada, ha podido recapacitar y ha pedido perdón a la nieta de Rocío Jurado.

Artículo relacionado

"Si no he estado a la altura en todos los momentos quiero pedirle disculpas, no he querido meterme en ningún momento en su concurso ni ganar un protagonismo que no me merecía", ha dicho en su playa sin poder remediar las lágrimas. Rocío, la escuchaba desde su playa, y ha respondido: "Que no se preocupe por nada. No quiero que se vaya por nada del mundo y si se va la voy a echar de menos, la quiero mucho".

Estas bonitas palabras de la hija de Antonio David han enternecido a Aldón todavía más consciente de sus errores: "Gloria Camila y su padre estarán orgullosos, todos estarán súper orgullosos del concurso de Rocío".

Aldón

Rocío Flores y Ana María han podido ver este momentazo en La Palapa y ha sido cuando la hija de Rocío Carrasco se ha roto, tras mucho callado: "Ana María no me ha fallado pero yo, por mi personalidad, si la hubiera visto en esas situaciones, al ser de mi familia, sí hubiese saltado". Y ha añadido sin poder dejar de llorar: "Ella no tiene por qué entrar pero sí podía decir la conozco fuera y sé como es, es lo que he echado de menos, pero respeto su decisión".

Ana María ha entendido a Rocío Flores y ha reconocido su error: "Trato de ponerme en su lugar, pero sí habría necesitado esa señal".