Rocío Flores y Ana María Aldón estaban llamadas a ser el mejor apoyo la una de la otra en Supervivientes, pero lejos de esto el concurso ha causado una fractura entre ellas de difícil solución. La hija de Antonio David considera de su familia a la mujer de José Ortega Cano, con el que ha crecido junto a su abuela Rocío Jurado. Pero Ana María ha decidido hacer su concurso de una forma completamente independiente a ella y su decisión de no dar la cara por ella, pase lo que pase, ha decepcionado por completo a la hija de Rocío Carrasco. "No quiere ser mi abuelastra, vale, pero para mí sí era mi apoyo. Me he llevado la hostia más grande, me han demostrado mucho más gente de la calle", se confesó la joven con sus compañeros.

Artículo relacionado

Pero no es esto lo que más está preocupando a la hija de Antonio David en Honduras. El hecho de que Ana María haya permitido que Yiya le atacara de un modo desmedido sin pararle los pies le ha dolido pero a lo que más vueltas le está dando es a cómo estará viviendo esto José Ortega Cano, al que considera como un abuelo. Así, en un arrebato en plena noche y con mucho dolor se ha acordado del marido de su abuela y ha confesado sus sentimientos hacia él: "Lo único que me interesa es el padre de mis dos tíos, el que me ha criado, el que me ha visto nacer, y el que va a ser mi familia hasta que me muera", ha dicho.

José Ortega Cano reconoció a Antonio David que la actitud de su mujer con Rocío le estaba "sorprendiendo" aunque tal y como ha explicado Gloria Camila su deseo es que ambas "puedan hablarlo y arreglarlo". "No es su niñera y vale que hagan concursos diferentes, pero que no te corra por las venas decir "Yiya, ya está bien" sabiendo cómo le está afectando a Rocío este tema....", dijo en Supervivientes: Conexión Honduras la hija de Ortega Cano sobre esta polémica.