Prometían ser la unión más inquebrantable de esta edición pero en solo 10 días el fuerte vínculo familiar entre Rocío Flores y Ana María Aldón se está tambaleando. Aunque las concursantes mantienen una estrecha relación en el exterior parece que el concurso les está jugando una mala pasada y cada día están más distanciadas. ¿El motivo?

Artículo relacionado

Según la hija de Antonio David Flores, la actitud tibia de la mujer de Ortega Cano no le está gustando. Hay que recordar que en la última gala del reality, Rocío protagonizó varias discusiones en la palapa con Yiya y Antonio Pavón y en ningún momento recibió el apoyo de Ana María, una actitud que le reprocha: "Somos dos concursantes independientes. Que seamos de la misma familia no quiere decir que la tenga que defender o ella a mí. Que lo he echado en falta, pues sí. Pero no se lo voy a echar en cara. Es su concurso", le reconocía a sus compañeros.

Rocío Flores y Ana María

Eso sí, parece que la nieta de la más grande tiene muy claro quien es el culpable de su mala relación con la diseñadora, nada más y nada menos que uno de sus grandes enemigos: Antonio Pavón: "Ha puesto a Ana María en mi contra. Me dijo que mira si era mentirosa que Ana María no se había puesto de mi parte.Ella le tiene por las nubes. El que tiene doble cara es él. Él sabe la vida de cada uno de nosotros, de 'pe a pa'", sentenció.

Lejos de quedarse callada, Rocío aprovechó para hacerle saber a Ana María sus impresiones. "Sé que lo que quiere este señor es que España se crea que soy un diablo. Y no. Estoy hasta las narices de que este señor actúe así. Y sabiendo además cosas de mi familia. ¿Y del tonteo que trae contigo hablamos? ¿Hablamos de eso?", le soltaba de manera tajante ante la mirada incrédula de la diseñadora. "¿Qué tonteo?", se extrañaba ella, a lo que Rocío explicó: "No estoy diciendo a ti, estoy diciendo respecto a él. Le conviene mucho el arrimarse", sentenciaba.