Álvaro entró a 'Secret Story' unos días más tarde pero en pocas horas ha hecho mucho ruido. El interventor se define como un estratega y un jugador y entró al reality convencido de que podría controlar toda la situación pero ya se le ha ido de las manos.

Artículo recomendado

La permanencia de Héctor en 'Secret Story' corre peligro: "Es un fantasma"

La permanencia de Héctor en 'Secret Story' corre peligro: "Es un fantasma"

Álvaro entró pisando fuerte y en su primera noche en 'Secret Story' ya puso en jaque a toda la casa. Además, ha sido el gran protagonista junto a Héctor del primer gran conflicto del programa y la organización del reality ha tenido que tomar serias medias. No obstante, no ha sido ninguno de estos el momento más duro que ha tenido que vivir el concursante. Álvaro se ha derrumbado al confesar a sus compañeros la cruel realidad con la que ha tenido que crecer.

Álvaro

Álvaro llora en 'Secret Story'.

Telecinco

"He sufrido la gordofobia desde que era niño. Las personas con sobrepeso son conscientes de que están gordas, no hace falta que les ataquemos con ello", ha dicho alto y claro. Álvaro, tras estas palabras, se ha quedado muy tocado y al final ha acabado rompiéndose y llorando como un niño.

El interventor ha acabado llorando muchísimo en el baño en soledad y más tarde se ha desahogado en el cubo, donde ha confesado que el encierro y la situación es mucho más complicada de lo que esperaba en un primer momento. "Llevo un cúmulo... He venido con una idea en la cabeza pero las personas y los sentimientos me traspasan y se me están rompiendo la armadura", ha dicho llorando sin parar.

Álvaro

Álvaro hace un alegato contra la gordofobia en 'Secret Story'.

Telecinco

Álvaro no lo ha tenido fácil en 'Secret Story'. El haber llegado varios días más tarde y con un huevo de la inmunidad le ha hecho tener ya diferentes conflictos y además ha lamentado haber sentido un poco de vacío por parte de sus compañeros. "Me parece vergonzoso la actitud que tienen", ha dicho, indignado, tras comprobar que no tiene un hueco en los armarios. La polémica va para largo...