Tras meses de rumores, Lecturas confirmaba en exclusiva lo que era un secreto a voces: Sara Carbonero e Iker Casillas se han separado. Ayer por la noche la pareja confirmaba que decidía poner punto y final a sus diez años de relación y aunque mantienen muy buena relación ya viven desde hace tiempo en casas diferentes.

La noticia caía con incredulidad en el mundo del corazón, sobre todo después de ver a Iker Casillas al pie del cañón durante el último ingreso de Sara Carbonero. Sin embargo, tal y como pudo saber este medio y como han desvelado ellos hace solo unas horas, esa aparente unión era solo de cara a la galería, ya que la pareja ya había tomado la decisión de separarse de mutuo acuerdo tras un fuerte desgaste en su relación.

Artículo relacionado

Otra de las cuestiones de las que se ha hablado mucho a lo largo de la semana es la comida que protagonizaron días después de que Sara Carbonero recibiera el alta hospitalaria con Isabel Jiménez y el marido de esta. De nuevo, mostraron una imagen de pareja perfecta pero nada más lejos de la realidad. Disfrutaron de la velada, comieron juntos... pero Sara e Iker abandonaron el restaurante por separado.

Iker Casillas y Sara Carbonero hijos

Iker Casillas y Sara Carbonero pasean por las calles de Oporto

Instagram @saracarbonero

Tras el almuerzo, Sara Carbonero se marchaba del local en el coche de su amiga mientras que Iker Casillas salía solo en su propio vehículo. Desde hace semanas, el exfutbolista vive fuera del hogar familiar. Se ha instalado en una casa que ha alquilado en la urbanización de La Finca, a tan solo unos minutos de sus dos hijos Martín y Lucas, de 7 y 4 años, para que los pequeños noten lo menos posible las ausencias y el cambio. Ahora es habitual ver a los protagonistas ir a recoger a sus hijos al colegio, eso sí, nunca juntos.