Al filo de la medianoche de este pasado martes 9 de febrero, saltaban todas las alarmas: Sara Carbonero se encontraba hospitalizada en la Clínica Universidad de Navarra de Madrid debido a un contratiempo de salud. Solo horas después era intervenida de urgencia en una operación que se ha resuelto de manera exitosa, como ha informado ¡Hola!.

A su lado, han estado en todo momento su marido Iker Casillas y su círculo íntimo, arropándola e insuflándole la energía que tanto necesita. Después de un día interminable, cargado de emociones encontradas, pero sobre todo agotador, se ha visto al exportero saliendo de la clínica después de las noticias tranquilizadoras. Lo ha hecho en coche acompañado de su suegra, Goyi Arévalo.

Artículo recomendado

Isabel Jiménez vuelve a ser un apoyo incondicional para Sara Carbonero tras su operación

Isabel Jiménez vuelve a ser un apoyo incondicional para Sara Carbonero tras su operación

Las horas en la clínica pasaban lentas. Además de Iker y los familiares más cercanos, también ha estado Isabel Jiménez, su 'comadre', que no ha abandonado el recinto hasta bien entrada la tarde, cuando Sara ya había salido de quirófano. La preocupación y los nervios de la espera amenazaban con hacer mella en el ánimo de la habitación, pero no ha sido así, y el buen camino que ha llevado la intervención ha sido un bálsamo y un repulsivo para la propia Sara y, cómo no, para quienes no le han soltado la mano.

Iker Casillas abandona la clínica junto a la madre de Sara Carbonero

Iker Casillas abandona la clínica junto a la madre de Sara Carbonero

Gtres

Artículo recomendado

La primera reacción de Sara Carbonero tras conocerse su ingreso hospitalario

La primera reacción de Sara Carbonero tras conocerse su ingreso hospitalario

Después del trance que ha superado y del que ya se recupera, seguro que ya ve más cerca la vuelta a casa. Estas últimas horas, Sara Carbonero ha ido compartiendo vídeos y otras imágenes desde sus redes sociales con los que se intuye la mentalidad positiva con la que se está enfrentando a este contratiempo de salud.

Las primeras informaciones de su ingreso apuntaban a una "recaída en su cáncer", según avanzaba ABC; sin embargo, a lo largo del día, el propio círculo cercano a la periodista ha matizado a Sonsoles Ónega que "no se trata de una recaída" y que la operación "no tiene nada que ver con su cáncer".