Para Paz Padilla el fin de semana es sinónimos de hacer la maleta. Siempre que puede, se escapa a los destinos más variados. Su pasión es viajar y así ha sido cómo ha celebrado su primer año casada con Antonio. Pero, ¿dónde han estado?

Artículo relacionado

Estos enamorados que viven en eterna luna de miel, aunque sea una expresión tremendamente rancia, festejaon estos 365 días casados en uno de los pueblos de la provincia de Jaén con más encanto. El matrimonio Vidal Padilla quedó alucinado con Úbeda, sus calles, su patrimonio histórico y, claro, con su aceite de oliva virgen extra. Brindar no sabemos si lo habrán hecho, pero, a buen seguro, se han puesto las botas de mojar ‘sopitas’ en este oro líquido.

“Me encantó #ubedapatrimoniodelahumanidad se lo recomiendo a todo el mundo y sobre todo su #aceitevirgenextra 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻qué locura!!!!”. En la instantánea que acompaña al texto, Paz aparece a punto de entrar en uno de los edificios con más historia pero quien le acompaña no es Antonio, sino la simpática Martina que también se ha sumado al matrimonio para celebrar este aniversario tan especial.

También en redes, Paz hizo un recordatorio de todos los besos que habían poblado este año tan importante para ella. Besos acuáticos, desérticos, en la Toscana, en la Gran Muralla de China… Uniendo sus dos pasiones: viajar y su chico.

Anna, que está de Erasmus, no ha podido estar junto a su madre pero también ha querido mandar un mensaje a través de las redes para desearle otros muchos años de amor. “True Love Exists”, el amor verdadero existe, escribe en una de las fotos de la boda. Para la joven, la pareja que ha formado su madre y Antonio es un ejemplo a seguir, pues le han demostrado que cuando el amor es real puede superar cualquier obstáculo y no morir jamás.