El nombre de Cristina Cifuentes ha estado estos últimos días en la boca de todos después de que sonara como unas de las firmes candidatas a participar en 'Supervivientes 2020', una noticia que ella misma desmintió en Twitter: "Aprovecho para aclarar estas informaciones y comunicar que NO participaré en dicho programa", aunque confirmó que sí que había sido tanteada por la cadena para ser una de las habitantes de los Cayos Cochinos a partir de febrero: "Quisiera asimismo mostrar mi profundo agradecimiento tanto a la productora Bulldog TV como a Mediaset por el interés mostrado para contar con mi participación en un programa al cual deseo muchísimo éxito", escribió en la red social.

Artículo relacionado

Días después Cristina Cifuentes ha visitado 'Sábado Deluxe' donde ha hecho un repaso a su vida profesional y también personal. La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, alejada de la política y feliz con sus colaboraciones televisivas, ha abierto su corazón a Jorge Javier Vázquez al que ha contado el sufrimiento que, por su posición y antes de anunciar su retirada, ha sufrido a lo largo de su trayectoria, y lo que es peor todo lo que esto ha supuesto para su familia.

"Mi madre me aconsejaba que dejara la política por el sufrimiento que me causaba", ha relatado Cristina Cifuentes, que no ha podido evitar emocionarse al hablar de sus padres: "Mi padre también era una persona absolutamente especial, me siento muy orgullosa de mis padres".

Cristina Cifuentes Sábado Deluxe

La expolítica también ha relatado el sufrimiento de sus hijos, Javier y Cristina, ante todas las críticas que sobre todo desde las redes sociales padece a diario: "Me han amenazado de muerte en muchísimas ocasiones, y a mi familia también. Mis hijos lo han vivido todo, de hecho mi hija se fue de las redes porque no podía soportar lo que leía".

Cristina Cifuentes ha recordado en Sábado Deluxe el episodio de las cremas, "fue un asunto dolorosísimo", ha confesado, explicando que vivió todos esos días como "una búsqueda de su destrucción personal". A pesar de ello, la expolítica se siente orgullosa de cómo ha salido adelante y se ha reinventado: "Yo ya soy una superviviente, y además demostrada. He estado tres veces al borde de la muerte".