Amador Mohedano ha ocupado esta noche la primera silla de Sábado Deluxe en la que probablemente ha sido su entrevista más tranquila y sincera. El hermano de Rocío Jurado ha hablado largo y tendido de la enorme decepción que siente hacia su sobrina, Rocío Carrasco, y ha insistido en que no entiende la cruz y raya que ha hecho con toda su familia. Y, sobre todo, con sus hijos, Rocío Flores y David Flores.

Artículo relacionado

Uno de los puntos más calientes de su extensa entrevista ha sido cuando ha relatado un episodio que vivió con los hijos de Antonio David Flores, presente en la entrevista. Amador ha contado que Rocío y David estuvieron en su casa y tuvo una conversación con ambos en la cocina "a solas" en las que, sobre todo Rocío, "la niña", como él la llama, "no dejaba de llorar". "Estaba desconsolada", ha asegurado.

Amador y Antonio David

Pero no es este el detalle que más ha llamado la atención de su relato de este suceso con los hijos de Rocío Carrasco. "David es muy curioso y le gusta mirar las fotos, encontró la portada de la boda de su madre, y abrió la revista", ha empezado contando, y ahí fue donde hizo un comentario muy espontáneo sobre el marido de su madre, Fidel Albiac, que a Amador se le quedó grabado a fuego: "Este no es muy agradable", dijo señalándole, según las palabras de Amador.

La polémica boda de Rocío Carrasco

Rocío Carrasco se casaba por segunda vez en septiembre de 2017. La hija de Rocío Jurado se daba el ‘sí, quiero’ en una ceremonia a la que no asistieron ninguno de los dos hijos que tiene en común con Antonio David Flores: Rocío y David. Según relató Belén Esteban en Sálvame: “Rocío Carrasco lo que hace es mandar la invitación de boda a su abogado para que su abogado se lo mande al abogado de Antonio David”, y según su versión sus hijos decidieron no ir a la boda al no entender que nadie los invitara personalmente a un momento tan importante en la vida de su madre. Rocío Carrasco mantiene a día de hoy una relación muy complicada con sus hijos. En concreto, con Rocío Flores lleva siete años sin hablarse.