Ya es una estrella, y la confirmación de ello ha llegado esta misma tarde. Rocío Flores Carrasco, a su llegada a Málaga tras haber pasado 24 horas en Madrid por cuestiones de trabajo (participar en los dos programas en los que colabora), se topaba con una multitud deseosa de inmortalizar su encuentro; una situación que provocaba el inmediato agobio en la hija de Antonio David.

Artículo relacionado

La joven, que saborea las mieles de la fama en forma de carísimos caprichos, también se enfrenta a los sinsabores que esta trae consigo como la pérdida total del anonimato y, por lo tanto, de poder hacer una vida normal y tranquila. Se acabó poder llegar a la estación del AVE pasando desapercibida, ahora todos la reconocen y desean inmortalizar el momento. ‘Rocío, una foto’, ‘¡eh, Rocío, mira aquí!’ o hasta el más agradecido ‘estamos contigo’, se convertía en una sentencia de agobio asegurado en esta complicadísima tarde para Flores Carrasco.

Rocío Flores agobiada en Málaga
CORDON PRESS

Y es que a la rubia le quedaban escasísimas horas para escuchar el testimonio de su madre, quien promete contestar a cada una de las cuestiones que han sido puestas sobre la mesa a lo largo de estas semanas y han hecho dudar de su verdad. Entre esas cuestiones, destaca una: ¿por qué no coge el teléfono a su hija, quien la habría llamado en numerosas ocasiones? Rocío Carrasco, “muy nerviosa” antes de dar comienzo su charla en plató, ha prometido absoluta sinceridad, como lleva haciendo desde que empezó a emitirse su documental, ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’. En este clima, era normal el nerviosismo que se apreciaba en los gestos y en las miradas de Ro.

Artículo relacionado

A pesar de las agobiantes circunstancias, la influencer en ciernes ha hecho acopio de buen talante y ejemplares maneras y se ha fotografiado con cada una de las personas que le pedían una instantánea, aún muerta de vergüenza pues aún no había experimentado este momento ‘estrella del rock’. O, mejor dicho, estrella coplera, pues casi revive en propias carnes ese momento mítico de su abuela gritando “¡no vengo más nunca al ave!”. Y mejor así, porque con su nueva carrera en televisión, Rocío Flores aún tiene por delante muchos viajes en el tren de alta velocidad.

ROCIO flores exclusiva