Risto Mejide se hizo muy popular durante su paso por 'Operación Triunfo' como el miembro del jurado con más mal rollo de cuantos se hubieran visto en un 'talent show'. Parapetado tras sus gafas oscuras y una seriedad en el rostro que asustaban a los triunfitos, Risto generaba admiración y rechazo a partes iguales. Pero este Risto que conocemos hoy, crítico e implacable, pero también dulce y cariñoso, tiene un pasado y fue el propio publicista quien relató de dónde nace este personaje huraño que le ha hecho famoso.

Artículo relacionado

Fue en 'Got Talent', donde Risto Mejide también tiene la misión de juzgar a los concursantes que pasan por el escenario. Llevarse el 'sí de Risto' se ha convertido en una misión casi tan importante como la de pasar a la siguiente fase. Allí Risto relató lo mal que lo pasó de pequeño. Lo hizo en forma de cuento, refiriéndose a sí mismo:

“Érase una vez un niño al que le gustaba mucho estudiar y pasaba horas en un tablero de ajedrez. En algunas cosas era un niño distinto y algunos de sus compañeros de clase hacían lo que hace la gente cuando no entiende algo. Rechazarlo. Un día escribieron un insulto muy feo en la parada de tren", explicó Risto, del que nadie imaginaría que pudo haber sufrido 'bullying' en el colegio.

"Aquel niño llegó a casa llorando, pero su madre hizo algo que le cambiaría la vida para siempre. Le dio un rotulador y le dijo: 'Piensa qué vas a contestar tú mañana'. Ese día aquel niño aprendió dos cosas. A defenderse por sí mismo y el poder que tenían las palabras", contó Risto.

Artículo relacionado

Años después, nació el personaje serio de gafas oscuras que todos conocemos. "Un día la casualidad hizo que le llamaran para ser jurado en un programa de televisión. Se presentó con gafas de sol, una forma de seguir defendiéndose, y esas gafas se convirtieron en su seña de identidad. Después de muchos programas, cientos de horas de televisión y alguna que otra polémica, acabó en la mesa más famosa de todos los tiempos. La de jurado de 'Got Talent'. En ese programa descubrió la lección más importante. Si aprendes a defenderte de todo aquello que los demás quieres que seas, lograrás ser tú mismo".