La noticia más desagradable de todas sorprendía ayer a Lucía Bosé, que ha descubierto, a sus 87 años, que la Fiscalía pide para ella dos años de cárcel y 200.000 euros de indemnización por un supuesto delito de apropiación indebida. Esta es su versión y así reaccionó al enterarse.

Artículo relacionado

Las sobrinas de Remedios, la “tata” de los Bosé, han denunciado a Lucía por quedarse, y posteriormente subastar, un dibujo que Pablo Picasso regaló a la que entonces era la empleada del hogar de la familia Dominguín. Cuando falleció esta, el cuadro no pasó a sus herederas, sino que siguió en casa de los Bosé. 9 años más tarde, Lucía lo subastó junto con otras piezas, obteniendo por él algo más de 198.000 euros.

Según la actriz, que ha hablado con ‘El programa de AR’ a través de su asistente personal, el dibujo de Picasso fue un obsequio que la “tata” hizo a los que, prácticamente, fueron una familia para ella. Esta le dijo en su día a Lucía: “Señora, no se qué hacer con esto (la pintura), se lo dejo para su colección que seguro que le vendrá mejor”, ha desvelado Antonio Rossi. Esto sucedió cuando Remedios se marchó de la casa familiar de Somosaguas a vivir a Extremadura con Lucía Dominguín, donde, finalmente, falleció. Desde su partida, el cuadro en cuestión, titulado ‘La Chumbera’, estuvo colgado en el domicilio junto con otras obras que el pintor había regalado a la familia Bosé. Algunas de estas fueron subastadas en 2008 por la prestigiosa casa Christie’s donde La Chumbera alcanzó los casi 200.000 euros.

Lucía afirma haberse enterado de la decisión de la Fiscalía a través de la televisión, y Ana, su mano derecha, ha informado que este varapalo, en una mujer con la salud delicada, ha sido “un shock”. “Es vergonzoso lo que se está haciendo con una mujer con la edad de Lucía”, denuncia a través de Look. “Está acostada, no se mueve de la cama y está fatal (…) Ella sufre de vértigos desde hace tiempo; llevábamos unos meses muy buenos en los que los estaba superando. Ahora, tras recibir esta noticia, ha vuelto a sufrirlos y metida en la cama”.

Su representante ha aclarado para Vanitatis que la matriarca del clan “está tranquila”, pues “el cuadro es de la colección privada de Lucía y ha estado expuesto en el Museo de los Ángeles”.