Desde que Paz Padilla se ha convertido en empresaria hostelera no hace más que recibir amigos y compañeros en sus establecimientos. A Paz no solo le gusta que vayan, sino que procura hacerles su estancia lo más agradable y divertida posible. Es, sin duda, la anfitriona perfecta.

Artículo relacionado

El último en visitarla ha sido su compañero Kike Calleja, que se encuentra de vacaciones y ha viajado hasta Zahara de los Atunes, donde Paz acaba de abrir con su hermano Luis un chiringuito en la playa, El Trompeta Beach. Zahara es el refugio de Paz Padilla, a donde se escapa siempre que puede. Allí se relaja en su inmensa playa, o en su casa, donde entre otras cosas atiende un pequeño huerto, cuyos productos seguro que le saben mucho más ricos que cualquier otro comprado en el mercado.

Esta misma semana, y en Los Tunantes de Sevilla, el restaurante que Paz abrió en Villaviciosa de Odón, en Madrid, Paz recibió la visita de otro de sus compañeros televisivos, Jesús Manuel, con el que estuvo cenando y departiendo una divertida velada.