"¡Ya estoy aquí!", anunciaba Ana Rosa Quintana a su equipo con emoción y mucha energía durante la fiesta que supuso su reaparición ante las cámaras. Una noticia que supone su vuelta al trabajo el próximo mes de septiembre y que no ha podido hacer más feliz a sus compañeros y amigos.

A lo largo de estos ocho meses, Joaquín Prat ha hecho suyo el hábito de despedir cada día 'El Programa de AR' enviándole un beso a Ana Rosa Quintana, un gesto con el que ha quedado patente que la presentadora ha estado presente en cada momento.

Artículo recomendado

El problema de salud crónico que impide a Joaquín Prat trabajar en 'El programa de AR' con normalidad

El problema de salud crónico que impide a Joaquín Prat trabajar en 'El programa de AR' con normalidad
Joaquín Prat
Mediaset

Joaquín Prat, como amigo íntimo de Ana Rosa, ha seguido muy de cerca todo el proceso. El presentador no puede estar más feliz con la vuelta de 'la jefa' a casa: "Va a volver más fuerte que nunca y dispuesta a darnos muchas alegrías", confesaba sin poder borrar la sonrisa de su rostro. Antes de dar por finalizado el programa, Prat hacía público el nuevo apodo con el que se dirige a ella y que hace referencia a su nueva imagen. "Pues nada, rubia, aquí te esperamos. Vuelve pronto", se despedía.

Ana Rosa Quintana habla de su cambio de imagen

Ana Rosa Quintana hablaba con toda la naturalidad de su nuevo look este fin de semana. "De la necesidad, virtud", así titulaba la presentadora su nueva imagen, con el pelo muy cortito y rubio platino. Un cambio radical que reconoce que en algún punto de su vida había pasado por su cabeza una vez acabara su carrera pero que ahora se ha visto ‘obligada’ a adelantar debido al duro tratamiento al que se ha sometido en los últimos meses. "Había pensado que cuando dejara la tele me iba a cortar el pelo y me lo iba a teñir de platino. Todavía estoy a mitad de camino, me tiene que crecer un poquito más. Esto no estaba calculado", confesaba con sentido del humor.